Inicio / Foro / Psicología / Tengo problemas con el alcohol y necesito apoyo para salir


Tengo problemas con el alcohol y necesito apoyo para salir

19 de febrero de 2002 a las 11:51


Hola soy una chica de 32 años que lleva desde los 20 años con una relación un tanto destructiva con el alcohol. Hace 4 días he decidido (por ni sé ya las veces) dejarlo pero creo que me ayudaría saber que hay alguien que me apoya y me dice las cosas que ya sé pero que necesito oirselas a otra persona. hay alguien que quiera y pueda estar a mi lado en mi proceso de desenganche. Gracias

19 de febrero de 2002 a las 14:55

¿cómo lo vas a hacer...?
¿has decidido dejarlo a las bravas? o tienes algún tipo de ayuda por parte de familiares o ayuda psicológia?

Aún así por lo poco que se, cuatro dias es todo un logro, así que enhorabuena, y sigue así, adelante y verás como lo consigue, piensa que cada día que pase en un escalón que subes hasta que llegues a la cumbre, ánimo

Me gusta

19 de febrero de 2002 a las 15:52

Hay ayuda médica?
Ten en cuenta que necesitas control médico y psicológico, ya que este tema es muy delicado, tanto en la adicción psicológica, como en la física.
Yo dejé de fumar durante 4 meses y lo hice sola. Al final volví, pero ahora ya sé que, en cuanto vuelva a reunir fuerzas, puedo hacerlo sola.
En cambio con el alcohol es muy delicado y realmente necesitas control médico, ya que (en mi caso) la nicotina sólo me afectó físicamente en la sudoración incontrolada 2 días, y luego fue todo esfuerzo psicológico. En tu caso, el síndrome de abstinencia es mucho más peligroso, y debes llevar un control perfecto de tu organismo.
Conocí a una chica cuyo padre era alcohólico, y cuando lo dejó pasó por un delirium tremens. Es peligroso y siempre debe haber alguien cerca para que no hagas una locura viendo alucinaciones.
Por eso, no hagas como él, y busca ayuda médica y control.
Por la parte psicológica, sé que nunca se pueden comparar estas cosas, porque cada persona y cada adicción es distinta, pero métete en la cabeza quién manda. Tú o el alcohol?
Y cada vez que tengas tentaciones, que pienses "si, total, más daño no me hará", cada vez que dudes, piensa en QUIÉN está hablando. Tú o el mono de alcohol? Quién intenta engañarte?
Sobretodo, mucha, mucha fuerza!
Piensa que en ti sois dos: tú y tú-con mono.
Quién decide como vivir? Quién ganará?
Estate segura que serás tú, porque tú eres la VERDADERA.
Un beso, ya nos contarás como vas.

Me gusta

19 de febrero de 2002 a las 17:12
En respuesta a helen30

¿cómo lo vas a hacer...?
¿has decidido dejarlo a las bravas? o tienes algún tipo de ayuda por parte de familiares o ayuda psicológia?

Aún así por lo poco que se, cuatro dias es todo un logro, así que enhorabuena, y sigue así, adelante y verás como lo consigue, piensa que cada día que pase en un escalón que subes hasta que llegues a la cumbre, ánimo

Leer más

Gracias!

Hola, gracias a las dos personas que me habeis respondido, os agradezco mucho vuestro apoyo. Quizás os he dado pocos datos sobre mi adicción y por eso me aconsejais que acuda a un médico y a un psicólogo. Creo que alcoholica no soy, no he llegado a esa fase de necesitar beber, de beber por las mañanas, de tener sindrome de abstinencia... Lo que me ocurre es que soy muy tímida y cuando empecé a beber descubrí que así me relacionaba mejor con la gente y empecé a meterme en un circulo vicioso horrible hasta que me dí cuenta de lo que estaba haciendo y tras mucho esfuerzo conseguí yo sola volver a tener una relación normal con el alcohol: no beber sola y para sentirme menos tímida. Ahora llevo 5 meses viviendo sola y me está costando adaptarme a los cambios de mi vida: nuevo trabajo, nueva ciudad, nuevas personas y he vuelto a beber (no tanto como entonces) para olvidarme de cosas que me hacen daño pero creo que puedo volver a dejarlo yo sola. Mi idea es analizar por qué bebo, qué intento olvidar u ocultar, cuando tengo más tentaciones e ir día a día acostumbrandome a enfrentarme a las situaciones de peligro sin alcohol, también había pensado concederme pequeños premios cuando vaya superando etapas (la primera semana, el primer mes...)para reforzar mi decisión ¿que os parece? Gracias por escucharme.

Me gusta

19 de febrero de 2002 a las 17:58
En respuesta a Nina57

Gracias!

Hola, gracias a las dos personas que me habeis respondido, os agradezco mucho vuestro apoyo. Quizás os he dado pocos datos sobre mi adicción y por eso me aconsejais que acuda a un médico y a un psicólogo. Creo que alcoholica no soy, no he llegado a esa fase de necesitar beber, de beber por las mañanas, de tener sindrome de abstinencia... Lo que me ocurre es que soy muy tímida y cuando empecé a beber descubrí que así me relacionaba mejor con la gente y empecé a meterme en un circulo vicioso horrible hasta que me dí cuenta de lo que estaba haciendo y tras mucho esfuerzo conseguí yo sola volver a tener una relación normal con el alcohol: no beber sola y para sentirme menos tímida. Ahora llevo 5 meses viviendo sola y me está costando adaptarme a los cambios de mi vida: nuevo trabajo, nueva ciudad, nuevas personas y he vuelto a beber (no tanto como entonces) para olvidarme de cosas que me hacen daño pero creo que puedo volver a dejarlo yo sola. Mi idea es analizar por qué bebo, qué intento olvidar u ocultar, cuando tengo más tentaciones e ir día a día acostumbrandome a enfrentarme a las situaciones de peligro sin alcohol, también había pensado concederme pequeños premios cuando vaya superando etapas (la primera semana, el primer mes...)para reforzar mi decisión ¿que os parece? Gracias por escucharme.

Leer más

Ya vas de gane...
El reconocer por qué comenzaste es un paso muy grande. Te felicito. Y recuerda que el trabajo anti-alcohol es de todos los días, la meta es diaria. Animo.

Me gusta

19 de febrero de 2002 a las 19:46

Debes dejarlo ya
Hola no se te ayudará pero mi madre murió hace 10 años de una cirrosis hepatica ,tenía 34 años,causada por el alcohol jamás la escuche admitir que tenia un problema,algo te tú ya has hecho,y te felicito pero no te quedes ahí.No te engañes eso no es algo que uno controle solo, ahi que pedir ayuda ,y siempre empieza por querer evadirse de los problemas,estar más alegre etc Pero siempre va a más pide ayuda profesinal a un psicologo medico etc y si necesitas una amiga ya la tienes:geranio1974@lycos.es

Me gusta

21 de febrero de 2002 a las 13:22

A ver si te puedo ayudar...
Mira, yo estoy pasando por una depresión y estados de ansiedad desde hace 8 años y SOLAMENTE me siento bien conmigo misma, trankila y sin preocupaciones cuando he bebido algo y estoy un poco... con el punto. Pero no puede ser. El alcohol produce depresión y ansiedad, con lo cual, cuando se me pasa todo, vuelvo a lo mismo de antes pero mucho peor y he llegado a la conclusión q no es la solución. El alcohol sólo te va a traer problemas. Imagínate yo, lo bien q estoy cuando bebo y ni aún así me vale la pena.
Intenta salir vale? pide ayuda, haz deporte, lo q sea, pero deja esa mierda y sólo bebe, cuando realmente te apetezca un trago, no por costumbre.
Un saludo

Me gusta

21 de febrero de 2002 a las 14:51
En respuesta a ladyginebra

A ver si te puedo ayudar...
Mira, yo estoy pasando por una depresión y estados de ansiedad desde hace 8 años y SOLAMENTE me siento bien conmigo misma, trankila y sin preocupaciones cuando he bebido algo y estoy un poco... con el punto. Pero no puede ser. El alcohol produce depresión y ansiedad, con lo cual, cuando se me pasa todo, vuelvo a lo mismo de antes pero mucho peor y he llegado a la conclusión q no es la solución. El alcohol sólo te va a traer problemas. Imagínate yo, lo bien q estoy cuando bebo y ni aún así me vale la pena.
Intenta salir vale? pide ayuda, haz deporte, lo q sea, pero deja esa mierda y sólo bebe, cuando realmente te apetezca un trago, no por costumbre.
Un saludo

Leer más

Gracias

Hola, gracias por tu mensaje. Tienes toda la razón, yo también pasé por una depresión hace unos meses pero fue bastante suave en comparación con la tuya porque me duró 1 mes y conseguí salir. Está claro que ninguna droga es la solución a tus problemas y el alcohol aunque esté legalizada es una droga igual de dura que otras que están prohibidas. Tengo claro que voy a dejarlo y solo beberé cuando esté con gente y controlando mucho la cantidad. Quiero salir del pozo ya. Muchas gracias por el apoyo que me estais prestando, me está sirviendo mucho para sentirme más fuerte. Un beso.

Me gusta

25 de febrero de 2002 a las 13:26

Alcohólicos anónimos.
Busca la dirección más cercana a tu domicilio.
Necesitas su ayuda. Tú sola no podrás, es casi imposible hacerlo sola porque tu cuerpo trabaja en tu contra.

Puedes buscar su página en cualquier buscador de internet.

Un beso.



Me gusta

7 de marzo de 2002 a las 15:34

Experiencia propia
Hola Nina soy una chica de 30 años, su madre por cuestion de soledad y multiples factores lleva bebiendo muchos años...... solo espero que tu consigas lo que ella de momento no ha podido.... duele mucho no solo a ti, a tu familia y amigos, verte caida. Sal de ello, tienes ke ser fuerte, espero que esta sea la definitiva. un beso muy gordo. Animo en serio y toda mi fuerza para ti

Me gusta

7 de marzo de 2002 a las 15:43

¿te unes?
Hay una charla sobre el "Club solidario de lucha contra los malos hábitos". Queremos emepzar este 18. Ideal si tú ya estás en ello, sólo nos acomplamos a partir del 18 de marzo y nos apoyamos entre todas... ve a leerlo y coméntanos y desde ya, aunque nosotras no hayamos empezado podemos apoyarte o decidir empezar antes.

Besos

Me gusta

7 de marzo de 2002 a las 16:03
En respuesta a Nina57

Gracias!

Hola, gracias a las dos personas que me habeis respondido, os agradezco mucho vuestro apoyo. Quizás os he dado pocos datos sobre mi adicción y por eso me aconsejais que acuda a un médico y a un psicólogo. Creo que alcoholica no soy, no he llegado a esa fase de necesitar beber, de beber por las mañanas, de tener sindrome de abstinencia... Lo que me ocurre es que soy muy tímida y cuando empecé a beber descubrí que así me relacionaba mejor con la gente y empecé a meterme en un circulo vicioso horrible hasta que me dí cuenta de lo que estaba haciendo y tras mucho esfuerzo conseguí yo sola volver a tener una relación normal con el alcohol: no beber sola y para sentirme menos tímida. Ahora llevo 5 meses viviendo sola y me está costando adaptarme a los cambios de mi vida: nuevo trabajo, nueva ciudad, nuevas personas y he vuelto a beber (no tanto como entonces) para olvidarme de cosas que me hacen daño pero creo que puedo volver a dejarlo yo sola. Mi idea es analizar por qué bebo, qué intento olvidar u ocultar, cuando tengo más tentaciones e ir día a día acostumbrandome a enfrentarme a las situaciones de peligro sin alcohol, también había pensado concederme pequeños premios cuando vaya superando etapas (la primera semana, el primer mes...)para reforzar mi decisión ¿que os parece? Gracias por escucharme.

Leer más

Creo que puedo ayudarte

Hola preciosa, creo que puedo ayudarte, no solucionarlo pero sí ayudarte a intentarlo.
Antes de nada, decirte que he imprimido tu última respuesta y la he leido detenidamente antes de contestarte.
En ella dices muchas cosas entre lineas, que creo poder adivinar.
En primer lugar, quiero que esta noche, (cuando leas la respuesta), realices una visualización de tu vida tal y como es. Quiero que te imagines fuera de tí misma, que salgas completamente de todos los problemas de un modo ficticio, ¿cómo?, muy sencillo, imagina que tú eres tu hija , sí sí, eso mismo, imagina que tienes una hija de 10 años,y esa hija eres tú, me entiendes?,
bien, cuando te seques los ojos de llorar a rabiar al darte cuenta del daño que le estás haciendo a la niña que has sido y que sin duda llevas dentro, al darte cuenta de las oportunidades que te da la vida y rechazas sin darte cuenta, pues, tras secarte los ojos, inspira profundamente, y deja que las ideas lleguen a tu mente, lo harán desde lo más profundo de tu corazón, no hará falta que las escuches, no podrás evitar hacerlo.
En tu respuesta hablas de cosas maravillosas como si fueran un esfuerzo enorme, un castigo o una cuesta arriba. No conozco a nadie que al pasar por un proceso de cambio haya ido a peor, es tu caso?, -no lo creo. Así es que no estaría mal que en lugar de autocompadecerte por tener que adaptarte a todos esos cambios (oportunidades) de los que hablas, reflexionaras si deseas estar en la situación que tuvieras anteriormente, y acuérdate de las veces que problablemente deseaste este cambio. (cambio implica evolución).
Quiero decir, Nina, que ya estás en un proceso, no estás pensando en tengo que hacer.. debería.... si pudiera... ya lo estás haciendo, tan solo tienes que disfrutarlo cada día. Estoy segura que te pasan muchas cosas buenas, pues debes pensar en ellas, y regocijarte haciéndolo, ya que a veces nos centramos tanto en buscar la solución de un problema que sin querer creamos un obstáculo más.
Sabes?, tu vida es un camino, un camino precioso. Pero como en cualquier camino hay piedras, ármate de valor para saltarlas con destreza, y demuéstrate a tí misma que puedes conseguir cuanto te propongas, no cuando quieres pero dí cuanto deseas, te prometo que es así, créeme por favor.
Bueno Nina, quería intervenir, y contestarte porque creo que merece la pena, me has parecido hasta ahora una persona muy muy inteligente, y no quiero que ese problemilla te haga olvidarlo. Si te animas a experimentar lo que te he propuesto, me gustaría que me contaras cómo ha ido tu diálogo con tu niña, pregúntale cómo está , como se siente, y que le gustaría que hicieras por ella. Inténtalo.
Si mi respuesta te ha gustado, y sientes la necesidad de explicarme cuales son esas pequeñas piedrecitas diarias que hacen que te sientas débil, prometo contestarte un mail diario (en serio), mi mail es anvelem@hotmail.com.
UN BESOTE ENORME.

Me gusta

1 de abril de 2002 a las 17:25

Con ayuda y fuerza de voluntad lo puedes conseguir...
Tres puntos que hay que saber

Así, pues, en vez de fuerza de voluntad hace falta conocimiento.

El conocimiento empieza por saber que el alcohol es dañino. Pero esto ya lo suele saber el alcohólico, porque lo ha experimentado en su propia carne. Lo que él desea es que le aclaremos el camino para apartarse de él.

Es muy frecuente que el alcohólico crea que, gracias a un tratamiento médico. va a ser capaz de poder beber moderadamente. Casi todos los alcohólicos desean seguir bebiendo, pero sin exceso. Y es necesario desengañarles desde un principio. La experiencia médica demuestra que un alcohólico es incapaz de beber moderadamente. Con una gran fuerza de voluntad, podrá aguantar unos pocos días, una semana, un mes, bebiendo moderadamente. Pero el camino vertical de la fuerza de voluntad conduce a la caída en el abismo Al cabo de días o de semanas de beber moderadamente, el alcohólico vuelve a beber en exceso, como antes, pero además carga con un nuevo fracaso que lo desmoraliza aún más.

Por lo tanto, ya tenemos un punto bien señalado: el alcohólico ha de saber que el único camino es dejar de beber del todo.

Otros enfermos, aún convencidos de esto, pretenden quitarse de beber poco a poco. ¡Engaños del alcohol otra vez! Este «poco a poco» que parece tan fácil es, en realidad, mucho más difícil: es imposible. El enfermo ignorante que emprende esta vía (también a base de fuerza de voluntad) se agota en su lucha cotidiana contra el hábito de beber. Cada día bebe, en efecto, un poquito menos que el anterior, hasta que, agotado por el terrible esfuerzo de subir a pulso sus músculos ceden y cae al abismo: en este caso a desquitarse, mediante una borrachera fenomenal, de las angustias de lucha pasada. Y peor aún: confirma así su cómoda teoría de que él es incapaz de abandonar el alcohol y justifica así el seguir bebiendo.

Por lo tanto, ya tenemos señalado el segundo punto: el alcohólico debe saber que el único camino es dejar de beber de repente.

Por último, hay algunos enfermos que, sabiendo que han de dejar el alcohol del todo y de repente, abrigan la esperanza de curarse algún día y poder volver a beber con moderación en el porvenir. Pero ahora viene otra vez mi anterior ejemplo de las gafas. El alcoholismo propiamente dicho ---la pérdida del control sobre la bebida--- no se cura nunca. Queda, como si dijéramos, aletargado. Pero, en el momento en que el enfermo vuelva a probar una gota de alcohol, el demonio del alcoholismo se despierta. Es como sí el miope, notando que ve bien, se creyera curado y tirará sus gafas. Se encontraría con la desagradable sorpresa de que sigue siendo miope. Lo mismo sucede a los alcohólicos cuando, después de varios años sin beber, vuelven a tomar una copa, un chato o una caña. Pronto tienen ocasión de comprobar, con mucho dolor en general, que siguen siendo igual de alcohólicos que antes.

Esta penosa comprobación puede ser rápida o lenta. A veces, el alcohólico que bebe después de una temporada de abstinencia siente pronto tal ansia de alcohol que, inmediatamente después de la primera copa, sigue bebiendo hasta la embriaguez total. Pero lo corriente es que la recaída sea más solapada. Después de una temporada de no beber, el alcohólico, un día, creyéndose curado o pensando que la cosa no tiene importancia, se toma una caña de cerveza. Naturalmente, no le sucede nada de particular y se va a su casa convencido de que, de vez en cuando, se puede tomar una cerveza. Pronto se vuelve a presentar la ocasión, y cada vez lo hace con mayor frecuencia. Y poco a poco, el alcohólico retorna a sus viejos hábitos como si el tiempo no hubiera transcurrido.

Y éste es el tercer punto que ha de saber el alcohólico: es menester dejar el alcohol para siempre.

Para curarse, el alcohólico debe dejar de beber del todo de repente y para siempre.

Si el enfermo se desengaña a estos tres respectos, o sea, si sabe el modo de dejar de beber, lleva ganada la mitad del camino. Pero la otra mitad es dura: ¿cómo cortar del todo y de repente con el alcohol?

Me gusta

1 de abril de 2002 a las 17:29
En respuesta a Neofita

Con ayuda y fuerza de voluntad lo puedes conseguir...
Tres puntos que hay que saber

Así, pues, en vez de fuerza de voluntad hace falta conocimiento.

El conocimiento empieza por saber que el alcohol es dañino. Pero esto ya lo suele saber el alcohólico, porque lo ha experimentado en su propia carne. Lo que él desea es que le aclaremos el camino para apartarse de él.

Es muy frecuente que el alcohólico crea que, gracias a un tratamiento médico. va a ser capaz de poder beber moderadamente. Casi todos los alcohólicos desean seguir bebiendo, pero sin exceso. Y es necesario desengañarles desde un principio. La experiencia médica demuestra que un alcohólico es incapaz de beber moderadamente. Con una gran fuerza de voluntad, podrá aguantar unos pocos días, una semana, un mes, bebiendo moderadamente. Pero el camino vertical de la fuerza de voluntad conduce a la caída en el abismo Al cabo de días o de semanas de beber moderadamente, el alcohólico vuelve a beber en exceso, como antes, pero además carga con un nuevo fracaso que lo desmoraliza aún más.

Por lo tanto, ya tenemos un punto bien señalado: el alcohólico ha de saber que el único camino es dejar de beber del todo.

Otros enfermos, aún convencidos de esto, pretenden quitarse de beber poco a poco. ¡Engaños del alcohol otra vez! Este «poco a poco» que parece tan fácil es, en realidad, mucho más difícil: es imposible. El enfermo ignorante que emprende esta vía (también a base de fuerza de voluntad) se agota en su lucha cotidiana contra el hábito de beber. Cada día bebe, en efecto, un poquito menos que el anterior, hasta que, agotado por el terrible esfuerzo de subir a pulso sus músculos ceden y cae al abismo: en este caso a desquitarse, mediante una borrachera fenomenal, de las angustias de lucha pasada. Y peor aún: confirma así su cómoda teoría de que él es incapaz de abandonar el alcohol y justifica así el seguir bebiendo.

Por lo tanto, ya tenemos señalado el segundo punto: el alcohólico debe saber que el único camino es dejar de beber de repente.

Por último, hay algunos enfermos que, sabiendo que han de dejar el alcohol del todo y de repente, abrigan la esperanza de curarse algún día y poder volver a beber con moderación en el porvenir. Pero ahora viene otra vez mi anterior ejemplo de las gafas. El alcoholismo propiamente dicho ---la pérdida del control sobre la bebida--- no se cura nunca. Queda, como si dijéramos, aletargado. Pero, en el momento en que el enfermo vuelva a probar una gota de alcohol, el demonio del alcoholismo se despierta. Es como sí el miope, notando que ve bien, se creyera curado y tirará sus gafas. Se encontraría con la desagradable sorpresa de que sigue siendo miope. Lo mismo sucede a los alcohólicos cuando, después de varios años sin beber, vuelven a tomar una copa, un chato o una caña. Pronto tienen ocasión de comprobar, con mucho dolor en general, que siguen siendo igual de alcohólicos que antes.

Esta penosa comprobación puede ser rápida o lenta. A veces, el alcohólico que bebe después de una temporada de abstinencia siente pronto tal ansia de alcohol que, inmediatamente después de la primera copa, sigue bebiendo hasta la embriaguez total. Pero lo corriente es que la recaída sea más solapada. Después de una temporada de no beber, el alcohólico, un día, creyéndose curado o pensando que la cosa no tiene importancia, se toma una caña de cerveza. Naturalmente, no le sucede nada de particular y se va a su casa convencido de que, de vez en cuando, se puede tomar una cerveza. Pronto se vuelve a presentar la ocasión, y cada vez lo hace con mayor frecuencia. Y poco a poco, el alcohólico retorna a sus viejos hábitos como si el tiempo no hubiera transcurrido.

Y éste es el tercer punto que ha de saber el alcohólico: es menester dejar el alcohol para siempre.

Para curarse, el alcohólico debe dejar de beber del todo de repente y para siempre.

Si el enfermo se desengaña a estos tres respectos, o sea, si sabe el modo de dejar de beber, lleva ganada la mitad del camino. Pero la otra mitad es dura: ¿cómo cortar del todo y de repente con el alcohol?

Leer más

2º paso
Tres escalones que hay que subir

Este es el primer obstáculo donde va a ser preciso recurrir a la fuerza de voluntad del enfermo. El camino suave y ondulado que conduce a la cima del monte se halla cortado por un bloque de roca muy grande. No hay más remedio que subir a él.

Sin embargo, si el enfermo sabe, su voluntad se fortalece. El enfermo que sabe ya empieza a tener fuerza de voluntad. Pero volvamos a la gran roca.

Los enfermos más fuertes podrán subir de un salto. Pero muchos tendrán que dar un pequeño rodeo y subir a la roca mediante un escalón intermedio. Y unos pocos, los más débiles, tendrán que dar un rodeo mayor y subir dos escalones antes de pisar lo alto de la roca. La fuerza de estos débiles, sin embargo, será precisamente saber que son débiles y que, por lo tanto, han de dar un rodeo mayor o menor. La fuerza de estos débiles es sustituir el heroísmo de relumbrón por una labor callada y tenaz.

Pero todos ellos tienen que subir a la roca, porque ésta equivale a dejar de beber de repente y del todo. No hay modo de evadirse de este esfuerzo. Todo el tratamiento reposa sobre esta base.

Los que tienen fuerza para subir de un salto son los que son capaces de pasarse una semana sin beber. Yo pregunto siempre a los enfermos si son capaces de estarse una semana sin beber. Si dicen que si, yo les digo que se la estén y que después hablaremos. Si, efectivamente, lo consiguen y no beben durante esa semana (que es la peor), la siguiente les será más fácil seguir sin beber. Ya estarán encima de la roca y el camino volverá a ser fácil para ellos. Si fracasan, el daño no es grave (apenas unas desolladuras) y entonces se les conduce al escalón intermedio, que es el de las pastillas o gotas para no beber.

En aquellos en los que fracasan las pastillas o gotas para no beber, hay que recurrir al tercer escalón: el ingreso en un sanatorio u hospital.

La finalidad de los tres escalones es la misma: que el enfermo deje de beber y siga luego sin beber. Los más fuertes subirán de un salto los tres. Los medianos se saltarán uno. Los más débiles tendrán que empezar por el más bajo. Pero en los tres casos se trata de lo mismo: de que, por el procedimiento que sea, el enfermo deje de beber y vaya acumulando días sin beber. Cada día que pasa, una vez abandonado el alcohol, el mundo del enfermo cambia, su deseo de beber varia, desaparecen unos problemas y se plantean otros. Una vez roto el círculo vicioso, los cambios se aceleran y el enfermo entra en un período de saludable crisis. Al cabo de sólo una semana de no beber, las cosas han cambiado ya, porque el mundo del alcohólico está determinado fundamentalmente por el propio alcohol y, al faltar éste, todo lo demás se modifica. Por eso, al enfermo que se considera capaz de pasar una semana sin beber, yo le digo que lo haga. Y que no piense en el futuro, porque, al cabo de una semana, ya no va a ser como él se lo imagina.


Me gusta

3 de abril de 2002 a las 9:14

Contra el deseo de beber
piensa friamente en esa adiccion. ¿te sientes como si fueras 2 personas? la que no quiere consumir y la que se engancha al alcohol. piensa como que esa 2 persona es tu mayor enemigo. busca ayuda en alguna unidad de conducctas adicctivas,. el medico de cabecera te puede orientar, ya que existen dentro de la seguridad social. solo te pueden ayudar si realmente quieres desengancharte, por eso te digo que lo pienses con mucha frialdad. la "anastesia" que supone el alcoho, no te deja reconocer la vida en si misma. dentro de sus miserias y sus alegrias. si aun no tienes enganche fisico, sera mas facil dejarlo. si lo tienes piensa en toda la destruccion que estas abocando a tu organismo. higado, estomago, piel, nervios, neuronas, a esto sumale el deterioro externo que sufres. a la persona alcoholica no la aguanta al final nadie, ni su propia familia, por que no se puede vivir con una persona que un dia es una bronca y al dia siguiente un numero y al otro no se acuerda de nada . piensa que es un veneno. animo

Me gusta

31 de marzo de 2009 a las 22:17

Hola
como estas mira de verdad no creo ser la persona que te puede ayudar ya que presento el mismo problema y de verdad ya ha pasado mucho tiempo y si de verdad deseo llegar a viejo debo dejar de tomar ya que no quiero tener un accidente ni nada por estili,, al igual que tu he tratado de dejarlo muchas veces, includçso unavez a los 20 añsos deje de tomar por un año .. pero resulta que despues es pero,, simplemente siento que esta vez de verda voy a ahcer publico voy a norçtificar a mis familares este dolor que siento y este muedo que ma terminar mal u dia de esto que caiga en inconciencia como siempre ,, tengo un amigo que aparentemente salio de esto y fue con ayuda de AA pero quien sabe,, yo por mi parte deseo ir primero aun psicologo y conversar creo que deberis hacerlo ,, y lo dificil de esto es que puedes tener un gentio a tu alrededor pero sinceramente te sientes solo,, y este tipo de droga yo creo que es peor que otras ya que es algo netamebte social mas bien si no bebes no estas en nada y tendrias que cambiar en todos los aspectos y es lo que me da mas miedo,,,,,,, el alcohol no es malo para todos, hay personas que toman y son felices claro esta ellos saben decir ya,,,,,,,,,,,,, y eso es algo que yo no tengo y sencillamente hay que dejarlo por completo es una enfermedad como el diabeticos tu veras que mucha gente puede disfrutar de una torta pero el diabetico simplemnte no puede asi de sencillo, si quieres puedes responderme y por lo menos algo nos ayudamos o simoçplemte desahogarnos, saludos y suerte

Me gusta

29 de junio de 2009 a las 5:03

Yo tambien lo estoy dejando
hola wapa tengo 22 años y ya llevo 2 semanas sin beber es poko pero para mi es un record y me esta costando muxo pero tengo k ser fuerte empece con 14 años la familia de mi padre k en paz descanse son todos alchoolicos y el murio de lo mismo yo no se tu pero yo lo estoy pasando fatal pero gracias a mi pareja amigos y familia me apoyan todos el savado fuy a un cumpleaños y me tuve k ir px no parava de ver gente k bebia y no lo pude aguantar y me fuy llorando despues ya se me paso pero tengo k ser fuerte por k si sigo bebiendo lo perdere todo hasta m vida estoy contigo a tu lado no eras la unica k lo ta pasando mal si necesitas hablar te dejo mi correo pancracia_21@hotmail.com y charlamos un beso y animo se fuerteeeeeee!!!!!!!!!!

Me gusta

4 de julio de 2009 a las 19:10

Ploblema con la bebida
hola me yamo ricardo y me pasa lo mismo .
yebo desde octubre en un centro para intentar quitarme de esta mierda ,
desde la fecha hasta hoy e tenido dos recaidas pero sienpre hay alguin en el centro que te apolla .lo principal es reconocerlo cosa que me costo mucho yo me creia que no era como los demas .pero pensandolo bien tengo un prblema con la coca y la bebida .mira el futuro que quieres tus sueños y sin beber todo es posible .si queire que hablemos hablamos jaja te dejo mi msn orcasitas_primero@hotmail.com un beso muy fuerte te deseo lo mejor .y te digo que no se x que pero se que lo vas a conguir xaoo

Me gusta

25 de octubre de 2009 a las 20:40

Hola
hola k tal?si kieres k hablemos dimelo,creo k tenemos el mismo problema,

Me gusta

17 de noviembre de 2009 a las 1:30
En respuesta a lady3213

Hola
hola k tal?si kieres k hablemos dimelo,creo k tenemos el mismo problema,

Leer más

Quiero rehabilitarme
necesito alguna persona con la que pueda hablar y entender mi problema y que mejor que tengamos el mismo problema

Me gusta

Volver al foro

Anteriores conversaciones
Número de respuestas
Último post

Conversaciones más activas

Principio de la página