Foro / Psicología

Como mi vida me convirtió en "mitomana"

Última respuesta: 28 de febrero de 2018 a las 18:07
Z
zhao_8541434
28/2/18 a las 15:41

¡Hola! Es la primera vez que vengo a iniciar un nuevo foro, de hecho es le primera vez que lo que escriba aparecerá publicamente. Sólo una persona en el mundo sabe con exactitud lo que estoy pasando. Tengo muchos cuestionamientos entre ellos, el más importante ¿de quién es la culpa?Espero que no sea un mensaje demasiado largo, de ser así me disculpo de antemano. Todo inició ya hace casi 3 años, yo estaba dentro de otra relación, que terminó porque no aguanté sus constantes infidelidades, aunque aún le amaba (y le amo), pero no estuve dispuesta a tener una relación abierta. Al pasar el tiempo, no no comprendo, pues realmente no soy celosa, creo que fue una cuestión de ego. Esa primera mitad de 2015 fue muy dolorosa. Antes de continuar, me presentaré para poder hablar con total honestidad pues estoy muy cansada de la vida llena de mentiras. Soy una mujer bisexual, me he enamorado profundamente tanto de hombres como de mujeres. Y he mantenido relaciones monogamas y serias también un par de veces con hombres y otro par de veces con mujeres. Esto úl!@#*! es lo que me trajo el conflicto. Por favor, no me descalifiquen por mi preferencia sexual, ya es muy dura la vida cotidiana con discrimanción tanto de personas heterosexuales como de personas de la comunidad LGBT. A los bisexuales siempre nos consideran depravados. Tengo 35 años, y la edad no me ha hecho más fuerte. Mantuve una relación con mi ex novia de 4 años y se terminó, como lo dije antes, por infidelidades. Durante mi etapa de duelo, apareció quien ahora es mi esposa, nos conocimos por internet, como muchas personas hoy en día. Y tan sólo por 3 meses de relación a distancia y sin conocernos, decidimos casarnos, ella viajo a mi país, y todo parecía un cuento de hadas. Como ella tenía y tiene un trabajo más estable que yo, decidimos que yo me mudaría a su país, pero con un plan más que de la relación. Así que me quedé otros 3 meses en mi ciudad, haciendo trámites para o conseguir un mejor empleo que el de ella o para estudiar un posgrado en el extranjero. Y sucedió que consegí ambos. Pero como mi sueño más grande es continuar estudiando, decidimos que me iría a su país becada y esa sería mi forma de trabajo.Así que a finales de 2015 ya estaba en otro país, otra ciudad y otra cultura, la única ventaja es el mismo idioma. Pero ¿qué sucedió? oh, sorpresa, caminé como 20 pasos para atrás cuando me dijo, aquí nadie sobre mi, así que sólo eres mi amiga, y además nos conocimos en un curso sobre bioética que tomamos en línea. Y a partir de allí empecé a construir mi vida con mentiras. A mi nuevos profesores y compañeros les tuve que contar el cuento de que estaba en su país sola, lo que poco a poco se me ha venido haciendo realidad. Los primeros meses fueron de una locura impresionante, momentos divertidos, momentos que se esfumaron. Al pasar del tiempo y entre más me adentraba a mis estudios, ella se fue transformando.Ella quería toda mi atención puesta en cada uno de sus deseos y sueños. Es enfermera y trabaja turnos de 12 horas, y vivimos a 10 minutos de su trabajo (caminando), pues su deseo romántico era que yo le acompañara a la entrada y a la salida. Me tuve que acoplar a su vida descontrolada por esos horarios que bien pueden ser diurnos o nocturnos. Pasando 7 meses volvimos a mi país, de vacaciones; y desde allí comenzo lo que sería la siempre mala costumbre que todo paseo resultaba en una pesadilla.Yo no podía hablar con mi mamá o mis hermanos porque se ponía celosa, y se enojaba porque le ponía más atención a ellos (según su decir, pues la versión de mi familia es qe}ue yo no les hago caso a partir de mi relación con ella). Después viajamos a la playa "de aniversario" y fue espantoso, terminé llorando, porque no sé empacar, a partir de entonces el sexo para mi dejo de ser importante. Toda la ilusión se rompió. En la habitación, en los recorridos turísiticos, todo fueron peleas, pero más que peleas, eran sus constantes regaños y palabras malintencionadas. La mitad del viaje preferí no hablar. Pero a pesar de sentirme tan mal, aprendí que se podía mentir, pues las personas no debían de darse cuenta de lo nuestro, así que en la recepción o con los guías turísticos, yo fuí capaz de fingir ser la persona más feliz del mundo.Al siguiente mes iniciaron una de las etapas más intensas en el posgrado, así que a duras penas tenía tiempo para preparar la comida, y todo fue empeorando, ella fue sacando tanta furia que me lastimaba, yo, que no había llorado en una discusión con mis anteriores parejas, empecé a formarme el hábito de llorar cada semana, porque no tenía tiempo para estar con ella, que ojalá un posgrado me diera lo que necesito, que no se hacer nada, ni barrer, ni trapear, que soy una desordenada, que me quedo dormida y no voy por ella, que de ser una irresponsable, pasé a ser una malparida come mierda.Es muy terrible afirmar lo siguiente, pero nunca me sentí en un hogar, siempre me sentí fuera de lugar, yo no puedo hacer desorden, ni dejar que pase una semana para hacer aseo (digo soy una persona que requiere algo de caos para funcionar, pues en el  fondo tengo alma de artista).  Invité a una amiga a quedarse en casa, pues estaba de paseo por estos lugares. Y fue una amarga experiencia, desde entonces jamás invito a nadie. Justo así terminó el 2016 y, así cocurrió todo 2017. Pasó de sus constantes gritos a golpes y después a encerrarme, para no dejarme ir a estudiar. Inició a amenzarme y a decir que si la dejaba sabía donde vive mi familia. Incluso el año pasado, ante su insistencia volvimos con mi familia durante las vacaciones, y de nuevo, semanas amargas.  El problema es que aprendía a mentir, a decir que todo es mi culpa, cada vez que terminaba en el hospital (una sola vez intenté envenenarme, es que me cansé tanto que ya no quisé pelear, me rendí en ese momento). Caí en el juego de que si la dejo pagaré las consecuencias. Y ya sé que podrán decir que perro que ladra no muerde, pero la cosa es que ella lo dice y lo hace.Me ha ido a montar escándalos a la universidad, se ha intentado suicidar, una vez de hecho en plenomovimiento arriba de la moto que yo manejaba, se tiró al pavimento. Se enferma todo el tiempo. Y le ha llamado a mis profesoras para amenazarlas, me ha quitado el celular, y la computadora, tiene todas mis contraseñas, de facebook, de twitter, de correos electrónicos. Y después de construir mi vida en base a mentiras, en este hermoso país donde vivo, no quiero perder a mis profesoras y compañeros. Tengo miedo de su rechazo, miedo de que le haga daño a mi familia, a mi mejor amiga y a mi ex.Mi mejor amiga es la única que sabe que estoy viviendo, también puse en peligro a mi ex, pues en medio de este maltrato encontré en ella un escape. Sólo de palabras, sólo me gustaba que me escribiera cosas lindas, así como si yo valiera. La situación se está empeorando, pues mi aún esposa, tiene todos esos malditos arranques de furia, pues yo en dos ocasiones he respondido los golpes, pero resulta mucho más drámatico pues 3 veces he sacado mis cosas de su casa y he regresado, no sé por qué, o para qué... en el interior lo único que siento es que es necesario mi sacrificio para que no le pase nada a las personas que amo. No sé si ella, la mujer con la que sigo casada, tiene problemas psicológicos, le he pedido que incluso las dos tomemos terapia, pero hay algo más fuerte que no logró comprender, hay semanas o incluso meses que me trata como basura y en un momento de mayor tranquilidad, sigue con  los "planes" como si nada hubiera pasado. Quiere seguir con el proyecto de construcción de casa, de compra de carro, de tener un hijo... ¿es en serio? ¿Cómo alguien puede ser tan egoísta y creer que a los problemas latentes y grandes se les da la vuelta y todo sigue como si nada hubiera pasado?En este momento ya no tengo idea de quien soy, sólo quiero escapar, pero cuando lo intento me amarra con la culpa. Espero puedan leerme, gracias a quien lo haga. Necesitaba gritarlo. 

Ver también

S
sugey_890325
28/2/18 a las 18:07

Hola Mariana! Tenes que sacar fuerzas de donde sea, buscar ayuda con alguna entidad de defensa, pensar con claridad y aunque te duela en el alma realizar una denuncia formal, pedir el divorcio y retirarte. Es una situación que se salió de control desde ya hace mucho tiempo... Y ya no podes controlar. Principalmente por tu bien y luego el de los demás. Tenes que actuar con la mente fría, sin temor y hacerlo para que ésto se termine de una buena vez. Esa mujer esta enferma y tiene que ayudarse a calmar esos impulsos. Pero vos deberías poder alejarte, ya es demasiado el sufrimiento tanto físico como mental/psicológico.

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir