Foro / Psicología

Demasiados años tragando

Última respuesta: 6 de septiembre de 2014 a las 22:56
4/9/14 a las 22:42

Seamos directos. Hace como aproximadamente cinco años que no me reconozco. El cambio de chip (para mal) me llegó tras una denuncia, y su posterior juicio, en el que me vi metido sin saber hoy en día muy bien porqué (al menos salí "ganador" si es que alguien gana en un juicio de ese tipo). Desde entonces... No le echo la culpa ni a ese juicio, ni a quien me denunció, no tienen nada que ver. Aunque sí que me hizo pensar, ¿realmente alguien me cree capaz de hacer semejantes cosas? Y ese ejercicio introspectivo creo que me ha hecho más mal que bien. Ha sacado mucha mierda a flote, mierda que había ido tragando y enterrando desde que era pequeño.

Siempre he sido alguien muy introvertido, muy callado, solitario. Amigos, amigas, parejas, no me han faltado, ni me faltan, cuando los he necesitado. Pero mis mierdas son mías y siempre me las he tragado.Y son cada vez más y más. Me corroen. Aunque las controle y mantenga a ralla, ahí están, cada cierto tiempo aflorando y dejándome por unos días como un ser que no sabe cómo salirse de nada. Aunque externamente aparente ser la paz, la calma personificada (porque necesito al menos exteriorizar eso mismo para no explotar), soy un auténtico manojo de nervios las 24 horas del día. La cantidad de canas que pueblan mi cabeza desde los 25 años dan buena fe de ello.

Y ya puedo estar viviendo el mejor momento de mi vida que siempre está en su rincón preferido esa parte ennegrecida.

Lo único que le pido a la vida, al menos lo principal, es una vida tranquila. Vivir en paz, en calma. Me gusta leer, escuchar música (Einaudi, por ejemplo, es una gozada), tirarme bajo un árbol y mirar al cielo... Pero soy incapaz de hacerlo más de media hora. Ese es mi límite antes de sentirme agobiado y acuciado por la necesidad de salir corriendo. Sólo consigo evitarlo si salgo con la bicicleta. Encima de ella puedo estar cinco o seis horas disfrutando del paisaje, sufriendo con ella, pero en paz conmigo mismo hasta que llego a casa. No sé disfrutar de absolutamente ninguna otra cosa pasada la media hora. Por mucho que me apasione o por muchas ganas que tenga de hacerlo. Incluso con "la gente" me pasa lo mismo. Incapaz de estar demasiado tiempo en el mismo sitio con la misma gente. O debo cambiar de sitio, o debo cambiar de gente.

En los últimos años me he recluido en mi mismo. Me he fui a vivir solo, lejos de todo y todos. Cambié de trabajo, costumbres... Porque de seguir como estaba, otras personas iban a pagar por lo qu ees cosa sólo mía. Pero tampoco he solucionado nada.

Sin embargo en el trabajo... Esto es otra cosa. A pesar de todo, mi mente sigue más que activa. Si hay algún problema, acuden a mi. Se me ocurre enseguida qué hacer o dejar de hacer (aunque sea un parche momentáneo). Doy solución inmediata y viable, luego ya habrá tiempo de solucionarlo permanentemente. Lo mismo sucede con mi círculo de amistades, familia... Desatasco lo que sea necesario Menos esa cosa que me ronda la cabeza y me oprime el pecho. Con eso no sé que hacer.

No me quejo de esto último. No tengo en la cabeza el "yo ayudo a todo el mundo y nadie me ayuda a mi". Si eso es así es porque yo quiero. Y mucho me ha costado decidirme a empezar a contarlo aquí. Pero siento que es hora de un cambio como el de hace unos años y hay cosas ahora en mi vida de las que no quiero prescindir, así que el cambio no puede ser el mismo.

Tampoco soy el mismo de entonces. He liberado muchas cosas que había dejado "olvidadas" de mi niñez e incluso adolescencia. Vivo mucho más tranquilo y sin estresarme por idioteces. El cambio que necesito ahora no debe ni puede ser el mismo.

En primer lugar, necesito más afecto (tengo una gata, pero ese bicho no me abraza, sólo pide comida y una cama donde dormir), pero mientras lo necesite no será bueno buscarlo. Ya sabemos que de la necesidad al idealizar a una persona hay un hilo muy fino, frágil y transparente. Es muy fácil romperlo. Por el momento, con el simple hecho de sentirme querido y respetado por alguien (sentimentalmente) esa parte la cubriría. Pero no me veo para dar ese paso si no cambio otras cosas antes.

Como dije antes, no soporto estar en un mismo sitio con la misma gente mucho tiempo. Culo de mal asiento que dicen. Aunque eso no es nada nuevo. He quemado etapas bastante rápido, quizá las dejé incompletas. Necesito estar antes en paz conmigo mismo para luego poder tener ese afecto sin que esa persona sienta que está con alguien distante. Ese no soy yo. No soy alguien distante con mi pareja, aunque ahora seguramente sí lo sería. O actuaría como si no lo fuese, lo que a buen seguro me iría bloqueando poco a poco para acabar mandando a tomar viento a esa persona. Como pasó la última vez. Sin motivo alguno, sólo por no haber hecho mi trabajo antes de meterme en una relación sentimental.

No sé bien cómo hacerlo. No sé cómo corregir esto y poder sentarme con alguien sin pensar en cuántos minutos me faltan para querer irme y sí pensar en lo bien que me lo estoy pasando, lo a gusto que estoy... En fin, lo que toca en cada momento, disfrutar de él y no estar viviendo en una suerte de síndrome de París permanente.

Ver también

5/9/14 a las 14:54

Iguales???
Hola Camelhd: nunca me habia sentido tan identificada con alguien como me ha pasado cuando te he leido. en cada frase que he leido me parecia estar escribiendo yo. Por ello me he decidido a contestarte. Yo estoy intentando meditar y me obligo a mi misma a aguantar sentada en la misma posicion por lo menos veinte minutos, ya que me he decidido a terminar por una.vez algo de lo que empiezo. Por otro lado intento solo vivir el.aqui y ahora, y parece que me esta.funcionando aunque reconozco que tengo bastantes bajones. A mi tampoco me falta gente a la que acudir pero lo mio es mio y parece ser que.soy incapaz de compartir como.hacen ellos conmigo. Espero que encuentres lo que te hace sentirte asi, yo sigo.buscando.

Me gusta

5/9/14 a las 18:35
En respuesta a

Iguales???
Hola Camelhd: nunca me habia sentido tan identificada con alguien como me ha pasado cuando te he leido. en cada frase que he leido me parecia estar escribiendo yo. Por ello me he decidido a contestarte. Yo estoy intentando meditar y me obligo a mi misma a aguantar sentada en la misma posicion por lo menos veinte minutos, ya que me he decidido a terminar por una.vez algo de lo que empiezo. Por otro lado intento solo vivir el.aqui y ahora, y parece que me esta.funcionando aunque reconozco que tengo bastantes bajones. A mi tampoco me falta gente a la que acudir pero lo mio es mio y parece ser que.soy incapaz de compartir como.hacen ellos conmigo. Espero que encuentres lo que te hace sentirte asi, yo sigo.buscando.

Eso también me aburre
Buenas tardes bdaj,

La meditación, relajación, taichi, CFQ, en fin, todo lo que me han dicho "eso va bien", lo he probado. Y nada. Quizá sea más paciente (aunque creo que eso es más bien fruto de la edad), pero me sigue aburriendo cualquier cosa. Aunque eso viene desde niño. Me aburría en clase (aunque no me iba nada mal, todo sea dicho), me aburría en el instituto... A la universidad no llegué. Había que elegir entre comer y estudiar. Me gusta comer.

Recuerdo una relación que tuve con una chica que tenía todo lo que le pedía a una mujer en ese momento. Inteligente, curiosa, educada, guapa, elegante... En fin, todo. Incluso la echo de menos de tanto en cuando aunque hayan pasado unos años. Incluso la relación iba muy bien. Desde el principio parecía que llevásemos mucho tiempo. Con una complicidad increíble en todos los aspectos, se quedaba en mi casa los fines de semana, no me agobiaba, respetaba mi espacio incluso estando en mi casa (yo me iba a tomar mi café por las mañanas mientras ella se iba a dar un paseo por la playa, por ejemplo). Vamos, una relación que podría decir que era todo lo que podía pedir. Es más, es todo lo que sigo pidiendo hoy en día. Pero me aburrí. No de ella. No de la relación. Simplemente me aburría.

Dejé la relación y un par de meses después, al echarla de menos, hablé con ella para que volviésemos a intentarlo. Diez días después, antes de volver a vernos, me agobié con sólo pensar en estar juntos de nuevo y la llamé de nuevo. Le dije que no viniese, que había sido un error por mi parte.

Fui muy injusto con ella. Muchísimo. No supe o, mejor dicho, no pude explicarle el motivo real. Una de esas cosas que uno no acaba de perdonarse. Mejor me hubiese callado la segunda vez.

Y esto es lo que no quiero hacerle a nadie de nuevo. Por amigos comunes sé que esta chica lo pasó realmente mal durante demasiado tiempo. Ella veía aquella relación igual que yo, pero no se aburrió. Al menos ella ahora está viviendo esto mismo con otra persona desde hace unos años. Y me alegra profundamente.

En cuanto a mi, escribo esto y siento esa misma angustia. Exactamente lo mismo que hace cinco o seis años cuando la dejé por segunda vez sin siquiera habernos vuelto a ver.

Para superar todo esto... Sé que lo podría hacer si mañana cogiese el petate y me fuese a una casita en medio de un bosque, teniendo lo justo para vivir y sin más ocupación que la de criar animales, cultivar comida y tener el dinero necesario para cuatro caprichos (libros y música básicamente) y poca cosa más. Ni internet, ni televisión, ni teléfono móvil (bueno, teléfono sí, pero sin internet a bordo).

Porque ahora lo tengo todo al alcance de la mano. Y quiero alcanzar de todo, pero obviamente no puedo. Otra cosa que me angustia. Igual de ahí nace todo. Tener demasiadas metas que creo alcanzables en vez de centrarme en las pocas que son realmente alcanzables para mi. He de pensar en ello.

Mientras escribía este último párrafo sonaba en mi cabeza "Volver a ser un niño" de Los Secretos (con el SEÑOR Enrique). No quiero ser un niño de nuevo, pero sí quiero poder analizar a ese niño que fui, a ver dónde está el problema de hoy en día y ver como "de pronto todo es tan sencillo".

En fin, gracias por "escucharme". Hace mucho bien ir soltando. Alguna cosa acabo de aprender de mi mismo mientras lo hacía

Me gusta

6/9/14 a las :00
En respuesta a

Eso también me aburre
Buenas tardes bdaj,

La meditación, relajación, taichi, CFQ, en fin, todo lo que me han dicho "eso va bien", lo he probado. Y nada. Quizá sea más paciente (aunque creo que eso es más bien fruto de la edad), pero me sigue aburriendo cualquier cosa. Aunque eso viene desde niño. Me aburría en clase (aunque no me iba nada mal, todo sea dicho), me aburría en el instituto... A la universidad no llegué. Había que elegir entre comer y estudiar. Me gusta comer.

Recuerdo una relación que tuve con una chica que tenía todo lo que le pedía a una mujer en ese momento. Inteligente, curiosa, educada, guapa, elegante... En fin, todo. Incluso la echo de menos de tanto en cuando aunque hayan pasado unos años. Incluso la relación iba muy bien. Desde el principio parecía que llevásemos mucho tiempo. Con una complicidad increíble en todos los aspectos, se quedaba en mi casa los fines de semana, no me agobiaba, respetaba mi espacio incluso estando en mi casa (yo me iba a tomar mi café por las mañanas mientras ella se iba a dar un paseo por la playa, por ejemplo). Vamos, una relación que podría decir que era todo lo que podía pedir. Es más, es todo lo que sigo pidiendo hoy en día. Pero me aburrí. No de ella. No de la relación. Simplemente me aburría.

Dejé la relación y un par de meses después, al echarla de menos, hablé con ella para que volviésemos a intentarlo. Diez días después, antes de volver a vernos, me agobié con sólo pensar en estar juntos de nuevo y la llamé de nuevo. Le dije que no viniese, que había sido un error por mi parte.

Fui muy injusto con ella. Muchísimo. No supe o, mejor dicho, no pude explicarle el motivo real. Una de esas cosas que uno no acaba de perdonarse. Mejor me hubiese callado la segunda vez.

Y esto es lo que no quiero hacerle a nadie de nuevo. Por amigos comunes sé que esta chica lo pasó realmente mal durante demasiado tiempo. Ella veía aquella relación igual que yo, pero no se aburrió. Al menos ella ahora está viviendo esto mismo con otra persona desde hace unos años. Y me alegra profundamente.

En cuanto a mi, escribo esto y siento esa misma angustia. Exactamente lo mismo que hace cinco o seis años cuando la dejé por segunda vez sin siquiera habernos vuelto a ver.

Para superar todo esto... Sé que lo podría hacer si mañana cogiese el petate y me fuese a una casita en medio de un bosque, teniendo lo justo para vivir y sin más ocupación que la de criar animales, cultivar comida y tener el dinero necesario para cuatro caprichos (libros y música básicamente) y poca cosa más. Ni internet, ni televisión, ni teléfono móvil (bueno, teléfono sí, pero sin internet a bordo).

Porque ahora lo tengo todo al alcance de la mano. Y quiero alcanzar de todo, pero obviamente no puedo. Otra cosa que me angustia. Igual de ahí nace todo. Tener demasiadas metas que creo alcanzables en vez de centrarme en las pocas que son realmente alcanzables para mi. He de pensar en ello.

Mientras escribía este último párrafo sonaba en mi cabeza "Volver a ser un niño" de Los Secretos (con el SEÑOR Enrique). No quiero ser un niño de nuevo, pero sí quiero poder analizar a ese niño que fui, a ver dónde está el problema de hoy en día y ver como "de pronto todo es tan sencillo".

En fin, gracias por "escucharme". Hace mucho bien ir soltando. Alguna cosa acabo de aprender de mi mismo mientras lo hacía

La vida es aprendizaje
Eso es algo de lo que me voy dando cuenta con.los años. Es verdad que a mi tb todo me aburre desde niña pero tambien es cierto que nunca he vivido en el presente, siempre imaginaba el futuro y se me olvida que el futuro es algo que nunca sabes si llegara y su es asi, no sabes como sera. Por eso te decia que intentes centrarte en hoy y en ahora. Es lo unico certero que tienes.

Me gusta

6/9/14 a las 11:59
En respuesta a

La vida es aprendizaje
Eso es algo de lo que me voy dando cuenta con.los años. Es verdad que a mi tb todo me aburre desde niña pero tambien es cierto que nunca he vivido en el presente, siempre imaginaba el futuro y se me olvida que el futuro es algo que nunca sabes si llegara y su es asi, no sabes como sera. Por eso te decia que intentes centrarte en hoy y en ahora. Es lo unico certero que tienes.

El presente...
El presente es un ... malnacido

"Necesito" tener siempre un objetivo a corto plazo (para lo que resta de día), otro a medio plazo (unos meses) y otro a largo plazo (unos años) para darle sentido a mi presente.

A corto plazo ahora mismo tengo el decidir si me lanzo a la piscina con una chica que me atrae pero no conozco lo suficiente para siquiera sentir algo por ella. Y se va al extranjero por unos meses en pocos días.

A medio plazo, dentro de lo que puedo controlar, tener mi puesto de trabajo bien cubierto y con buenas raíces para saber que el futuro en ese sentido lo tengo bien arraigado.

A largo plazo, vivir tranquilo. Una vida plena y en calma.

A corto plazo, estoy en el casino, delante de la ruleta. 37 números y una sola ficha para acertar el único escenario en el que se cumpla que vayamos a tomar algo, nos "caigamos en gracia", no me afecte lo más mínimo que ella esté fuera un tiempo y que cuando vuelva sigamos conociéndonos y creando algo juntos. Y sin que todo ello afecte un ápice a mi trabajo. Cualquiera de los otros 36 números afectará negativamente al mismo, sea por unas horas, sea por unas semanas. Y no puedo permitirme que pase.

A medio plazo, estoy delante de mi finca, ya he preparado y labrado la tierra. Está sembrada y sólo me queda cuidarla, trabajar duro a diario y esperar que nada ajeno a mi control estropee la cosecha.

A largo plazo... Ya veremos. Lo que pase hoy, mañana y pasado (figuradamente) irá definiendo como logro alcanzar ese largo plazo.

Y todo eso lo tengo en mi día a día. No sé vivir sin pensar en ello. Para mi no tiene sentido el hoy si no tengo un mañana en el que pensar. ¿Para qué voy a hacer algo hoy si no va a servir para mejorar mi mañana?

Ahora mismo, cuando acabe de escribir esto, tendré como 20 minutos para decidir si voy donde trabaja esta chica, me tomo algo y le pregunto si se apunta a vernos mañana. Si dice que sí, ya todo cambia en mi futuro a corto plazo. Y será un nuevo corto plazo con nuevos temores, nuevas esperanzas, nuevos retos y nuevas cosas en las que pensar. Y si no lo hago ahora, el preguntarle, ya aunque le pregunte más adelante, no servirá. Nuestros horarios se solapan de nuevo esta semana que viene. El único día que nos podemos ver es mañana por la noche.

A esto me refiero cuando digo que el presente es un malnacido. Aún no sé qué futuro a corto plazo elegir, por miedo a que estropee el siguiente corto plazo e incluso el medio plazo. Si cualquier pequeña pieza del complicado engranaje del ahora falla, ese medio plazo puede irse a la mierda. Y creo que nunca he tenido un proyecto laboral tan apasionante por delante en mi vida. Aposté, arriesgué mucho por tener este trabajo y debo seguir construyéndolo hasta las últimas consecuencias, pues este es el trabajo que puede llevarme a mi objetivo a largo plazo, tener una vida tranquila.

Como ves, una chinita en el zapato hoy, puede llegar a joderme a muy largo plazo. Casi prefiero decirle que nos veamos fuera de su trabajo, que me diga que no le interesa, estar un par de días "de bajón" y seguir adelante a decírselo y que me diga que sí. O a no decirle nada. Pero "me temo" que si se lo digo, dirá que sí. Y ahí empieza el espectáculo.

¿Cómo voy a centrarme sólo en el presente si cada pequeña minucia puede convertirse en un torrente que arrase con todo lo que quiero tener en el escenario futuro a medio y largo plazo?

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

6/9/14 a las 15:16
En respuesta a

El presente...
El presente es un ... malnacido

"Necesito" tener siempre un objetivo a corto plazo (para lo que resta de día), otro a medio plazo (unos meses) y otro a largo plazo (unos años) para darle sentido a mi presente.

A corto plazo ahora mismo tengo el decidir si me lanzo a la piscina con una chica que me atrae pero no conozco lo suficiente para siquiera sentir algo por ella. Y se va al extranjero por unos meses en pocos días.

A medio plazo, dentro de lo que puedo controlar, tener mi puesto de trabajo bien cubierto y con buenas raíces para saber que el futuro en ese sentido lo tengo bien arraigado.

A largo plazo, vivir tranquilo. Una vida plena y en calma.

A corto plazo, estoy en el casino, delante de la ruleta. 37 números y una sola ficha para acertar el único escenario en el que se cumpla que vayamos a tomar algo, nos "caigamos en gracia", no me afecte lo más mínimo que ella esté fuera un tiempo y que cuando vuelva sigamos conociéndonos y creando algo juntos. Y sin que todo ello afecte un ápice a mi trabajo. Cualquiera de los otros 36 números afectará negativamente al mismo, sea por unas horas, sea por unas semanas. Y no puedo permitirme que pase.

A medio plazo, estoy delante de mi finca, ya he preparado y labrado la tierra. Está sembrada y sólo me queda cuidarla, trabajar duro a diario y esperar que nada ajeno a mi control estropee la cosecha.

A largo plazo... Ya veremos. Lo que pase hoy, mañana y pasado (figuradamente) irá definiendo como logro alcanzar ese largo plazo.

Y todo eso lo tengo en mi día a día. No sé vivir sin pensar en ello. Para mi no tiene sentido el hoy si no tengo un mañana en el que pensar. ¿Para qué voy a hacer algo hoy si no va a servir para mejorar mi mañana?

Ahora mismo, cuando acabe de escribir esto, tendré como 20 minutos para decidir si voy donde trabaja esta chica, me tomo algo y le pregunto si se apunta a vernos mañana. Si dice que sí, ya todo cambia en mi futuro a corto plazo. Y será un nuevo corto plazo con nuevos temores, nuevas esperanzas, nuevos retos y nuevas cosas en las que pensar. Y si no lo hago ahora, el preguntarle, ya aunque le pregunte más adelante, no servirá. Nuestros horarios se solapan de nuevo esta semana que viene. El único día que nos podemos ver es mañana por la noche.

A esto me refiero cuando digo que el presente es un malnacido. Aún no sé qué futuro a corto plazo elegir, por miedo a que estropee el siguiente corto plazo e incluso el medio plazo. Si cualquier pequeña pieza del complicado engranaje del ahora falla, ese medio plazo puede irse a la mierda. Y creo que nunca he tenido un proyecto laboral tan apasionante por delante en mi vida. Aposté, arriesgué mucho por tener este trabajo y debo seguir construyéndolo hasta las últimas consecuencias, pues este es el trabajo que puede llevarme a mi objetivo a largo plazo, tener una vida tranquila.

Como ves, una chinita en el zapato hoy, puede llegar a joderme a muy largo plazo. Casi prefiero decirle que nos veamos fuera de su trabajo, que me diga que no le interesa, estar un par de días "de bajón" y seguir adelante a decírselo y que me diga que sí. O a no decirle nada. Pero "me temo" que si se lo digo, dirá que sí. Y ahí empieza el espectáculo.

¿Cómo voy a centrarme sólo en el presente si cada pequeña minucia puede convertirse en un torrente que arrase con todo lo que quiero tener en el escenario futuro a medio y largo plazo?

Estas seguro de que es eso lo que quieres?
Lo digo, pprque entoncez me parece extraño que tengas tantas dudas. el futuro que tu quieres no sabes siquiera si llegara. Por lo que leo eres una persona controladora, a lo.mejor deberias probar a funcionar segun surjan las cosas, puesto que todo lo que deseas no depende solo de ti. Que pasaria entonces si las cosas a corto o a largo plazo no.salen como.lo habias imaginado? Otra decepcion? Otra busqueda?

Me gusta

6/9/14 a las 17:24
En respuesta a

Estas seguro de que es eso lo que quieres?
Lo digo, pprque entoncez me parece extraño que tengas tantas dudas. el futuro que tu quieres no sabes siquiera si llegara. Por lo que leo eres una persona controladora, a lo.mejor deberias probar a funcionar segun surjan las cosas, puesto que todo lo que deseas no depende solo de ti. Que pasaria entonces si las cosas a corto o a largo plazo no.salen como.lo habias imaginado? Otra decepcion? Otra busqueda?

Más o menos
Creo que nos hemos ido desviando del tema, pero no importa, éste también me gusta.

Más que alguien controlador, creo que no me gustan los cambios muy bruscos. Me adapto bien a ellos, pero mejor si los puedo prevenir e ir asentando las cosas poco a poco.

Como ejemplo. Soy ciclista (aficionado, no me veré en un Tour de Francia ya) y lo adoro. Si mañana me da por hacer un maratón a pie, por muy en forma que esté y mucho fondo que pueda tener, no será en dos días que podré correr siquiera cinco kilómetros. Tendré que adaptarme a otro movimiento muscular, otro tipo de esfuerzo, etc.

En fin, que no me cuesta adaptarme, pero prefiero el ir poco a poco.

Si las cosas a corto plazo no salen como pensaba (como me ha pasado hoy), no es problema. Se amolda eso al medio plazo y arreglado. Finalmente no podré quedar con la chica que mencionaba anteriormente antes de que se vaya a Londres. El corto plazo ha cambiado totalmente para mi. De la "ecuación" se ha eliminado ya a la chica y queda el trabajo. Y a eso me debo a partir de ahora hasta que algo pase que cambie mi idea.

No me asusta el cambio. Pero son cambios que no están en mis manos. Son cosas que pasan ajenas a mi. Sin embargo, los cambios en lo que respecta a mi, los cambios internos... Esos son los complicados. Son muchos años conviviendo con lo mismo y sin encontrar el modo de cambiarlo. Puedo convivir con ello, pero a buen seguro que estaría mucho mejor logrando desembarazarme de más de un problema.

Me gusta

6/9/14 a las 22:56
En respuesta a

Más o menos
Creo que nos hemos ido desviando del tema, pero no importa, éste también me gusta.

Más que alguien controlador, creo que no me gustan los cambios muy bruscos. Me adapto bien a ellos, pero mejor si los puedo prevenir e ir asentando las cosas poco a poco.

Como ejemplo. Soy ciclista (aficionado, no me veré en un Tour de Francia ya) y lo adoro. Si mañana me da por hacer un maratón a pie, por muy en forma que esté y mucho fondo que pueda tener, no será en dos días que podré correr siquiera cinco kilómetros. Tendré que adaptarme a otro movimiento muscular, otro tipo de esfuerzo, etc.

En fin, que no me cuesta adaptarme, pero prefiero el ir poco a poco.

Si las cosas a corto plazo no salen como pensaba (como me ha pasado hoy), no es problema. Se amolda eso al medio plazo y arreglado. Finalmente no podré quedar con la chica que mencionaba anteriormente antes de que se vaya a Londres. El corto plazo ha cambiado totalmente para mi. De la "ecuación" se ha eliminado ya a la chica y queda el trabajo. Y a eso me debo a partir de ahora hasta que algo pase que cambie mi idea.

No me asusta el cambio. Pero son cambios que no están en mis manos. Son cosas que pasan ajenas a mi. Sin embargo, los cambios en lo que respecta a mi, los cambios internos... Esos son los complicados. Son muchos años conviviendo con lo mismo y sin encontrar el modo de cambiarlo. Puedo convivir con ello, pero a buen seguro que estaría mucho mejor logrando desembarazarme de más de un problema.

Si yo tb creo que se puede
Mira, hasta hace unos años pensaba que me iba a ser imposible establecer en mi cambios, en mi forma de pensar y por lo tanto de sentir, pero es que un dia sencillamente, me canse de no entenderme. Asi que es por eso que insisto en el dia a dia, momento a momento. Siempre mirando el futuro claro, pero nunca mas que el presente. Ya te he comentado que me identifico mucho con tu persona, y es por eso que creo que debes centrarte en encontrar lo que falla. Yo aun no lo he conseguido pero estoy en camino. creo.

Me gusta

#instapic #picoftheday #Fashion #Beauty #Fitness #Deco
instagram
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir