Foro / Psicología

16 años y un poco desesperada con la vida, ayuda...

16 de enero de 2016 a las 19:38 Última respuesta: 17 de enero de 2016 a las 22:36

Hola,
mi nombre es Yolanda y últimamente estoy muy confusa con mi vida, no sé qué hacer para dejar de sentirme así. Voy a resumir mi circunstancia para que podáis opinar sobre el asunto, si lo leéis entero os estaré agradecida ETERNAMENTE. DE VERDAD necesito que alguien viéndolo desde fuera me dé su sincero consejo. Allá voy:

Mis padres se separaron cuando yo tenía de 3 a 4 años, y mi hermano 1 para 2. Mi madre nos llevó a los dos a vivir a una ciudad a ocho horas en coche de mi padre: ella tenía la custodia completa y mi hermano y yo pasábamos con mi padre los veranos y alguna semana en Navidad.
Digamos que mi madre era tóxica: faltábamos mucho al colegio, se emborrachaba... Tengo muy malos recuerdos de esos años, pienso que mi infancia fue una mierda y actualmente mi madre me desagrada mucho (por no usar el verbo odiar). Cuando yo tenía 7 años y mi hermano 5, mi padre ganó la custodia completa, al demostrar tras un par de años de juicios que mi madre no era apta en absoluto para cuidarnos. Mi hermano y yo nos mudamos a la ciudad donde nacimos, donde siempre hemos pertenecido y donde vivimos ahora.

Mi autoestima es bajísima, me considero buena persona pero aparte de eso no creo que haya nada que aprecie de mí.

A los 9 años me enfermé y estuve una semana y media sin ir al colegio. La mañana que podía volver, de camino, me dió mi primer ataque de ansiedad (sentía como si no tuviera oxígeno, como si me estuviera muriendo ahí mismo, es el más fuerte que he tenido hasta la fecha) porque pensaba en el qué pensaría todo el mundo al verme, después de haber desaparecido durante 10 días (lo cual no tiene sentido alguno, ¿qué van a pensar?).

Siempre he sido una chica tímida. Con 10, 11 años, cuando mis mejores amigas me invitaban a sus fiestas de cumpleaños, exigía saber quién iba a ir, decía un millón de veces que no iba a caer bien y me pensaba seriamente si ir o no. Ellas se ponían nerviosas con mi indecisión y mi montaña de preguntas, pero así era.
Ahora cuento con un grupo de amigas más reducido (4 sin contarme a mí) pero confío en la mayor parte de ellas, y estoy muy muy agradecida, así que me da igual que sean cuatro.

Pero siguiendo con el tema, siempre me ha puesto nerviosa conocer a gente nueva y tener que hablarles y sé que mucha gente lo evita. Yo si puedo evitarlo lo hago, pero si hay un silencio incómodo siento que tengo que hablar para romperlo, y luego pienso que lo que he dicho ha sido una estupidez y pienso en ello el resto del día. No creo que me compense mucho hablar, pero no puedo contenerme si la situación se vuelve incómoda.

También me da vergüenza (no mucho nervosismo, pero sí algo) pedir cosas en tiendas, supermercados y andar sola por la calle.

Todavía me preocupo por cosas que hice o dije hace 5 años y no creo que nunca me vaya a olvidar de ellas. Siempre recuerdo los momentos en que quedo humillada o hago el rídiculo de cualquier forma.

La última exposición en público que hice fue hace casi dos años, y el día anterior me aprendí todo lo que debía decir al pie de la letra, no sin antes haberme echado a llorar de buena gana, gracias a los nervios que sentía sólo de pensar en la exposición. Cuando llegó el momento de hacerla, me temblaban las manos, y se me olvidaron muchas cosas de las que aprendí. Sentí como si fueramos yo y la exposición, estaba tan nerviosa y tan centrada en no cagarla que el resto del mundo desapareció durante esos momentos. Una compañera de clase me dijo más tarde que le hizo gracia que en medio de la presentación me hubiera rascado la pierna como si nada, y yo no recordaba haber hecho eso.

Aparte de estas cosas, me aseguro de todo mil veces: cuento el dinero mil veces antes de pagar, compruebo mil veces que la puerta está cerrada, compruebo mil veces que la alarma está puesta... Quien dice mil veces dice ocho, tampoco nos alarmemos, no es que pierda mucho tiempo pero molesto es. Lo malo es que intento dejar de hacerlo, pero si no lo hago no puedo dormir o seguir con mi vida. Comprobar la puerta antes de echarme a la cama por ejemplo, es un deseo que me quema en las venas y simplemente no puedo no hacerlo.

Me gustaría añadir que soy pesimista hasta la médula: espero siempre lo peor, y si pasa algo bueno, espero a que pase algo malo para que lo bueno se arruine. Pongamos por ejemplo que hago un examen y lloro porque pienso firmemente que voy a suspenderlo. Al final saco un 6 y pienso: "bueno, qué más da, suspenderás el siguiente".

Soy también altamente perfeccionista en el área de los estudios, y saco unas notas bastante buenas, pero siento que me presiono excesivamente, y las notas que saco no me hacen muy feliz. Si saco un 9, bien, si saco menos de un siete y pico pienso que no valgo para nada y que soy un fracaso.

No suelo ser feliz, raramente lo soy, no sé si lo he sido, o al menos no recuerdo la última vez. Bastantes veces me pregunto si algún día conseguiré ser feliz, y no he perdido toda la esperanza, pero a veces siento que esa esperanza pende de un fino hilo. No parece que vaya a ser feliz nunca.

Ahora, tengo 16 años y nunca había pensado tanto en el suicidio como este año. Sé que no lo haré, porque arruinaría la vida de mis seres queridos y porque le tengo muchísimo miedo a la muerte (he llorado muchas veces debido a este miedo, hubo una época en mi vida en que lo pensaba cada noche y era horrible). Pero, ahora lo pienso más detalladamente.
Tengo un día malo y pienso lo fácil que sería algo como saltar frente a un coche, o clavarse un cuchillo en el estómago (queda descartado porque tiene pinta de muerte dolorosa y lenta, pero es una opción muy a mano). Una noche incluso casi me salí de la cama para ir a la cocina y coger el cuchillo, no sé muy bien para qué, pero al final me dije a mí misma que estaba loca y que me fuera a dormir y no fui.

He de añadir que a los 14 años un día intenté cortarme, pero después de un rato, tuve miedo y no lo hice, y me sentí aún peor. Me sentía una cobarde ("no valgo ni para cortarme", pensé). Ahora, eso fué en un día bastante malo, aunque me siga viniendo a la mente no he vuelto a intentarlo (llegar a coger algo para cortarme y ponerlo sobre la piel).


SIEMPRE HE SIDO COMO ME HE DESCRITO EN ESTE TEXTO, desde que era pequeña. Por eso no creo tener alguna enfermedad mental tipo depresión. Siempre he sido así, puedo hacer cosas y salir de la cama, puedo pasarlo bien, puedo ir a excursiones y emocionarme por algún concierto, sólo que en general no soy feliz.
Que porcierto, muchas veces pienso que esto que acabo de contaros arriba lo exagero y estoy perfectamente bien. ¿Y si soy una maldita exagerada y tengo temporadas malas como todo el mundo qué?
No sé cuál es el problema, por eso he hecho un resumen de lo que más me preocupa de mi vida, para que tengáis una visión global.
He añadido ese parrafito de mi infancia porque siento que ha contribuido mucho a mi personalidad.
Ahora me encantaría que comentarais que hago mal o qué os parece todo esto, siendo muy sinceros. No sé qué pensar y a veces me siento desesperada con la vida.


MUCHAS GRACIAS por gastar vuestro tiempo leyendo esto, de verdad, no sabéis cuánto lo agradezco.

Nota: A los 14 acudí a un psiquiatra por Fobia / Ansiedad Social, pero después de la tercera cita dejé de ir. No me apetecía porque me ponía muy nerviosa y pensé que no lo necesitaba. Supongo que es como un pez que se muerde la cola, así que estoy sola de nuevo.

Ver también

17 de enero de 2016 a las :19

¿cómo es que tu padre permitió que dejaras de ir?
No parece que te cuide bien, cuando no busca ayuda para tu trastorno.
Me parece que alguien ha manipulado tus recuerdos: si sólo tenías siete años cuando fuisteis a vivir con tu padre, es muy difícil que recuerdes las cosas que dices. Tal vez por eso a él no le interesa que recibas terapia.

Me gusta

17 de enero de 2016 a las :37

Hola yolanda
Hola Yolanda, he leído con mucha atención lo que has escrito, bueno mejor dicho, lo he leido
mas de una vez..quizás por intentar acercarme mas a ti y he de confesarte que según te leía, se me agolpaban mil cosas que decirte y ahora que estoy este ratito contigo no me sale nada por temor a que suene a hueco o que sea lo de siempre o que no sea lo que necesitas sentir, por eso hoy, que no se ni como he dado contigo, aquí trasteando tras un día duro de trabajo, quiero que sepas que no soy psicóloga ojala! sino una mujer y madre y que me encantaría escucharte cuando quieras o lo necesites de lo que sea y si te apetece que estare ahi contigo!!que hoy lo único que quiero es mandarte un abrazo..pero un abrazo largo y que te llene de calor, de mi calor un abrazo de osa
Por hoy es suficiente( no lo se muy bien)
Ya sabes aquí estoy y al menos me gustaría saber si me has leído un besito Yolanda

Me gusta

17 de enero de 2016 a las 2:15
En respuesta a

Hola yolanda
Hola Yolanda, he leído con mucha atención lo que has escrito, bueno mejor dicho, lo he leido
mas de una vez..quizás por intentar acercarme mas a ti y he de confesarte que según te leía, se me agolpaban mil cosas que decirte y ahora que estoy este ratito contigo no me sale nada por temor a que suene a hueco o que sea lo de siempre o que no sea lo que necesitas sentir, por eso hoy, que no se ni como he dado contigo, aquí trasteando tras un día duro de trabajo, quiero que sepas que no soy psicóloga ojala! sino una mujer y madre y que me encantaría escucharte cuando quieras o lo necesites de lo que sea y si te apetece que estare ahi contigo!!que hoy lo único que quiero es mandarte un abrazo..pero un abrazo largo y que te llene de calor, de mi calor un abrazo de osa
Por hoy es suficiente( no lo se muy bien)
Ya sabes aquí estoy y al menos me gustaría saber si me has leído un besito Yolanda

Gracias
Sí te he leido, y me encanta tu comentario, es bueno que alguien te comprenda o se preocupe, un abrazo también para ti, eres una maravillosa persona!

Me gusta

17 de enero de 2016 a las 2:18
En respuesta a

¿cómo es que tu padre permitió que dejaras de ir?
No parece que te cuide bien, cuando no busca ayuda para tu trastorno.
Me parece que alguien ha manipulado tus recuerdos: si sólo tenías siete años cuando fuisteis a vivir con tu padre, es muy difícil que recuerdes las cosas que dices. Tal vez por eso a él no le interesa que recibas terapia.

Mis recuerdos están bien
No han sido manipulados, son cosas que recuerdo perfectamente, tener 7 años no es lo mismo que tener 2. Cuando le conté a mi padre lo que me pasaba, me entendió (porque él tuvo ansiedad cuando se separó de mi madre) y me llevó al médico. Pero un día le dije que no quería ir más y él no me presionó, él es así.

Me gusta

17 de enero de 2016 a las 22:36
En respuesta a

Mis recuerdos están bien
No han sido manipulados, son cosas que recuerdo perfectamente, tener 7 años no es lo mismo que tener 2. Cuando le conté a mi padre lo que me pasaba, me entendió (porque él tuvo ansiedad cuando se separó de mi madre) y me llevó al médico. Pero un día le dije que no quería ir más y él no me presionó, él es así.

Con siete años no puedes recordar "años" de juicios
Es imposible, te pongas como t e pongas: yo también he tenido siete años ¿eh?
Y permitir que un hijo deje de ir a un médico que le puede ayudar, es totalmente irresponsable y falto de lógica. Si "él es así", los dos teneis un problema.

Me parece cuando decidas hacer terapia en serio y sanar (ahora no quieres) vas a tener muchas sorpresas. Ten en cuenta que tu problema, que obviamente lo tienes, te está causando mucho sufrimiento: pero no quieres aceptar que existe, ni ponerle remedio. Algo hay ahí que quiere salir y no le dejas.

Me gusta

ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook