Foro / Psicología

¿pueden dolores y parestesias asociarse a la ansiedad?

Última respuesta: 25 de agosto de 2014 a las 14:34
S
shuwei_7455269
28/7/14 a las 23:19

Hola, tengo 19 años y a los 15 o 16 años empecé a desarrollar síntomas de trastornos de ansiedad y depresión moderados, pero me emperré en que yo podía resolverlo sola y fui atravesando temporadas de bajones y recaídas.
El año pasado empecé la carrera de Medicina y, desde entonces, he empezado a tener crisis de hipocondría bastante constantes e incapacitantes. Además, hace como unos 7 meses que he estado teniendo síntomas físicos: trastornos gastrointestinales (indigestión, dolor de vientre, gases excesivos, reflujo), dolores de garganta, fuertes dolores de cabeza... que siempre asociaba inconscientemente a alguna enfermedad grave, como algún cáncer o alguno enfermedad crónica e incurable, por lo que estos síntomas empeoraban mi ansiedad cada vez más. Me hice análisis completos de sangre y heces y todo salió perfecto, mi médico insiste en que estoy muy sana y no debía preocuparme, que era muy joven para eso.

El caso es que hace unos días empezó a dolerme la pierna izquierda. A veces se me entumece y la siento cansada y muy hinchada, pero visualmente no lo está en absoluto. Además, me escama cómo el dolor va cambiando de lugar, desde el pie y el tobillo hasta el muslo o la ingle, pasando por la pantorrila y detrás de la rodilla. Y anoche acabé en urgencias, asustadísima, porque se me entumeció completamente el brazo izquierdo. Le comenté a la médico de urgencias mi preocupación y mi miedo a sufrir un trombo venoso profundo en la pierna (tomo anticonceptivos orales con drospirenona y baja dosis de estrógenos, por lo que mi riesgo es mayor que alguien que no los toma), pero ella me dijo que nada de eso y lo asoció rápidamente a la ansiedad. Me hizo pruebas neurológicas y me tomó el ritmo cardíaco y la tensión, todo perfecto. También me dijo que estaba sanísima, que me relajara y fuera al psicólogo (al que llevo más de dos semanas esperando que me llame para darme hora), y me despachó después de darme un diazepam.

Pero yo no me quedé muy tranquila. Me pareció muy extraño porque esos síntomas parecen estar asociados a una crisis de ansiedad, pero cuando me aparecieron los síntomas en la pierna y en el brazo yo estaba normal, no me sentía ansiosa ni nada. Es más, los síntomas eran los que alimentaban mi ansiedad. Y aún cuando estoy relativamente tranquila, los síntomas no desaparecen.

¿A alguna más le ha pasado? ¿Hasta dónde han llegado vuestros síntomas físicos de la ansiedad? Estoy muy preocupada, me gustaría saber que no estoy sola en esto, porque no paro de ir de médico en médico y esto tiene que acabar.

Ver también

N
natale_8748242
2/8/14 a las 20:16

95% de probabilidad de que el problema esté en tu mente
Es que la mente es algo muy poderoso!! Tú misma dices que tienes crisis de hipocondría frecuentes. Seguramente serán momentos en los que "piensas" cosas horribles que pueden pasarte. Pero eso es la punta del iceberg, lo gordo está debajo, en lo que no "piensas" verbalmente, en lo que no procesas de forma consciente. No sé dónde leí una vez la comparación del tamaño del consciente con una pelota de tenis, y el subconsciente con una pelota de baloncesto, asi de poderoso es.

Entonces, aunque eso de la pierna, por ejemplo, no sea algo que tú has barruntado en tu cabeza consciente, tu otra parte está ahí, dale que dale, creando fantasmas de enfermedades y sensaciones extrañas, y miles de síntomas que no harán más que llevarte de médico en médico para nada. Yo tuve síntomas de miles de cosas, todas provocadas por mi estado mental.

Te aconsejo deporte cardiovascular intenso. Nada de machacarte, sólo una hora tres veces por semana. Pero que te suban las revoluciones, tienes que sudar. Esto hará que tu química interna mejore y se equilibre, y desaparezcan todos esos "dolores difusos". La alimentación también es muy importante, sobre todo consumir más pescado y verduras.

Para los ataques de hipocondría, pregúntale al psicólogo por técnicas para afrontar esos momentos (control de respiración, visualización, ...) He hablado de ello en otros post hoy, por si quieres mirarlo. Funcionan, aunque parezca que son una tontería.

Paciencia, sobre todo, y no rallarte si ves que los progresos son lentos. A mí me llevó meses sentirme mejor, y he tenido que cambiar muchas cosas de mi vida para no tomarme las cosas como lo estaba haciendo, o de lo contrario, nada sirve. Todo está en tu mano, que es lo que mucha gente no quiere escuchar, porque preferimos oir que otro tiene la solución, y que ésta es una pastilla.

Un abrazo, y ánimo.

S
shuwei_7455269
3/8/14 a las 1:46
En respuesta a natale_8748242

95% de probabilidad de que el problema esté en tu mente
Es que la mente es algo muy poderoso!! Tú misma dices que tienes crisis de hipocondría frecuentes. Seguramente serán momentos en los que "piensas" cosas horribles que pueden pasarte. Pero eso es la punta del iceberg, lo gordo está debajo, en lo que no "piensas" verbalmente, en lo que no procesas de forma consciente. No sé dónde leí una vez la comparación del tamaño del consciente con una pelota de tenis, y el subconsciente con una pelota de baloncesto, asi de poderoso es.

Entonces, aunque eso de la pierna, por ejemplo, no sea algo que tú has barruntado en tu cabeza consciente, tu otra parte está ahí, dale que dale, creando fantasmas de enfermedades y sensaciones extrañas, y miles de síntomas que no harán más que llevarte de médico en médico para nada. Yo tuve síntomas de miles de cosas, todas provocadas por mi estado mental.

Te aconsejo deporte cardiovascular intenso. Nada de machacarte, sólo una hora tres veces por semana. Pero que te suban las revoluciones, tienes que sudar. Esto hará que tu química interna mejore y se equilibre, y desaparezcan todos esos "dolores difusos". La alimentación también es muy importante, sobre todo consumir más pescado y verduras.

Para los ataques de hipocondría, pregúntale al psicólogo por técnicas para afrontar esos momentos (control de respiración, visualización, ...) He hablado de ello en otros post hoy, por si quieres mirarlo. Funcionan, aunque parezca que son una tontería.

Paciencia, sobre todo, y no rallarte si ves que los progresos son lentos. A mí me llevó meses sentirme mejor, y he tenido que cambiar muchas cosas de mi vida para no tomarme las cosas como lo estaba haciendo, o de lo contrario, nada sirve. Todo está en tu mano, que es lo que mucha gente no quiere escuchar, porque preferimos oir que otro tiene la solución, y que ésta es una pastilla.

Un abrazo, y ánimo.

Gracias por tu respuesta, kuku115
Siento mucho que hayas tenido que pasar por lo mismo, es algo terrible aunque no lo parezca Pero me alivia ver que no soy la única, siempre es reconfortante escuchar consejos de personas con experiencias similares a la tuya.

Llevo más de un año haciendo ejercicio bastante vigoroso como mínimo 2 veces a la semana. Y ciertamente parece ser bastante efectivo, pues las peores épocas han sido siempre aquellas en las que no he podido hacer tanto ejercicio por la razón que fuera. Desgraciadamente, si bien antes era casi infalible y los efectos del deporte me duraban un par de días, ahora no es suficiente. Me deja tranquila quizás por unas horas, pero no ha pasado un día entero y ya vuelvo a estar como siempre. Y eso que ahora estoy de vacaciones y hago bastante ejercicio físico, pero hay días que me pongo tan, pero tan mal que me veo obligada a dejar mi sesión de ejercicio para otro día.

El problema es que ahora he llegado a un punto que parece que nada de lo que haga me ayuda, es muy frustrante. Es un círculo vicioso difícil de romper (ansiedad genera síntomas físicos, que a su vez generan más ansiedad, y los síntomas se agravan), pero habrá que ser paciente. Ahora que por fin he buscado ayuda profesional, estoy decidida a superar todo esto, porque el desgaste emocional y físico es impresionante y hay que romper como sea.

¡Muchas gracias por los ánimos y por compartir tu experiencia, se agradece muchísimo! Cuídate mucho

S
shuwei_7455269
25/8/14 a las 14:34

La ansiedad fue siempre diagnóstico por eliminación
Hola, primero de todo gracias por tu respuesta. La verdad es que he empezado con las citas con el psicólogo y estoy tomando bajas dosis de Diazepam, y ahora me siento mucho mejor. Sigo teniendo aprensión y miedos, pero son bastante más controlables y las crisis están mucho más espaciadas. Lo único que me asusta es recaer en cuanto deje los ansiolíticos, que será en un par de semanas como mucho.

Yo al principio, cuando acudía al médico, jamás mencioné nada de ansiedad, eran los propios médicos los que lo decían. Si me hicieron pruebas fue porque yo insistí mucho en hacerlas, porque según ellos no había ninguna necesidad. Sólo empecé a creer de verdad que todo esto se debía a la ansiedad y a la hipocondría después de haber pasado 6 meses aterrorizada por la posibilidad de tener por lo menos 5 tipos de cáncer, una infección de vías urinarias altas, varias enfermedades autoinmunes, alguna degenerativa, un trombo venoso o alguna otra afección cardiovascular y varias venéreas, entre otros. Encima se iban concatenando, un día era una cosa y al siguiente era otra totalmente distinta, era una verdadera locura.
Soy consciente de que nunca hubo justificación real para mis miedos, pero yo maximizaba y dramatizaba cualquier síntoma como buena hipocondríaca. Ahora, supongo que por la mezcla de la experiencia y los ansiolíticos empiezo a ser capaz de apartar un poco las ideas catastróficas sobre mi salud, pero aún me resulta difícil luchar contra ellas y a veces acaban ganando.
Pero ahora estoy casi convencida de que todo es ansiedad, ya que es de lejos la opción más probable y razonable: tengo mil y un factores de riesgo para la ansiedad y la depresión endógenas (historia familiar, rasgos de personalidad, etc), y muy pocos o ninguno para las enfermedades que tanto temor me causan. Si noto algún síntoma extraño sin duda acudiré a un médico, pero al menos creo que empiezo a ser capaz de afrontarlo con un poco más de perspectiva.