Foro / Psicología

Y aún dice que me quiere??

Última respuesta: 27 de abril de 2007 a las :06
26/4/07 a las 15:29

Hola.. llevo tres días sin ver a mi marido. el lunes tuvimos una discusión..Habiamos salido de copas y yo decidí recogerme pasada la 1 de la madrugada porque al día siguiente tenía que trabajar y madrugar mucho. Es habitual que cuando situaciones como esta se presentan, el siga de marcha y yo me vuelva a casa. Es lo que él iba a hacer el lunes. Pero antes de marcharme a casa, un familiar suyo recriminó su actitud y yo, entre risas, le dí la razón. Mi marido siempre hace lo mismo. Yo me voy a casa porque considero que al día siguiente hay que estar en plenas condiciones para el trabajo y él, sin embargo, no repara en eso y suele quedarse. Nunca se le pasa por la cabeza que si yo no puedo quedarme más por ahí, el decida regresar conmigo a casa. Yo jamás me he planteado el quedarme de copas si el, por un motivo u otro, decide volver a casa.

Tuvimos una discusión muy fuerte porque él se molestó al darle yo la razón a su familiar. Se mosqueó mucho y de muy malas ganas se volvió conmigo a casa. Pero me sentí tan mal al verlo mosqueado conmigo que le dije de todo. He aguantado muchas veces que él hiciera lo que quisiera y he pasado muchas horas y muchas noches sola en casa por el simple hecho de que el está de cervezas con sus amigos.

Le dije que se olvidara de mí, que no quería saber nada de él y al parecer, está cumpliendo lo que le pedí. Llevamos tres días sin coincidir en casa. Cuando regreso del trabajo, el no está y a la hora de irme a dormir, él no ha llegado aún. En estos tres días, no me ha llamado ni una sola vez y yo pienso que no puedo ceder esta vez, así que tampoco lo he llamado. Creo que lo que ocurrió el lunes no fue culpa mía y que no hice nada malo. Creo que siempre le he puesto las cosas muy fáciles para evitar discusiones de este tipo y yo siempre me he sentido muy abandonada. Creo que no soy importante para él y que, por supuesto, no ocupo los primeros lugares en su escala de prioridades. Pero luego tiene la desfachatez de decirme que soy la mujer de su vida y que me quiere mucho.

La verdad, dudo que esto sea cierto y me estoy planteando seriamente separarme.

Estos tres días han sido muy amargos para mí. Nuestra relación hace aguas desde hace mucho tiempo e infinidad de veces he intentado hablar con el para solventar problemas, pero hablar con el es como hacerlo con un muro. No existe conversación. Solo un monólogo por mi parte. Me siento cansada, agotada, sola y deprimida. No se que hacer. Supongo que separarme sería lo mejor pero no quiero hacer daño a nadie, ni a él, ni a su familia ni a la mia. Siento que la única que sufre con todo esto soy yo. El sigue con su vida. Mis amigos piensan que no salgo porque soy una sosa y aburrida. Y nuestras familias viven en la inopia, salvo mi hermana a la que he comenzado a contar todas las penurias por las que paso.

Me siento mal. No me siento querida. Solo abandonada. ¿cómo puede decirme que me quiere?

Gracias por leerme.

Ver también

26/4/07 a las 21:42

Hombres y mujeres somos definitivamente diferentes

Yo no sé qué pensar de los hombres, pero está claro que somos diferentes: nosotras necesitamos expresar lo que llevamos dentro, hablar las cosas, dialogar los conflictos o simplemente poder hablar con nuestra pareja de lo que se nos pasa por la cabeza, respecto a la relación sobre todo, y también respecto a todo lo demás. Ellos... yo no les entiendo, parecen de otro planeta, ellos en lugar de hablar, se "aíslan", y sobre todo cuando hay problemas. Ellos van a su bola, están en su mundo interior, parece que son inaccesibles, no sabes lo que se les pasa por la cabeza, no sabes si es que son así, si es que son más independientes o si es que pasan y todo les da igual.

Yo creo, en el fondo, que no es así, sólo que, simplemente, somos distintos y por eso no nos entendemos, y por eso hay tantísimos problemas de comunicación, especialmente en los matrimonios o las parejas de muchos años, porque él no entiende tu necesidad de hablar, de compartir, y lo interpreta como una "bronca", y tú no entiendes su incapacidad para comunicarse, y te sientes abandonada, sola e incomprendida. Pero hay que hablar. Hazle saber esto, y hazle saber que te sientes sola y que necesitas que intente comprenderte. Háblalo con él. Sin enfadarte. Y también habla con él sobre vuestra situación, y sobre que debería, de vez en cuando, ponerse en tu lugar y no salir tanto o no dejarte tan sola. Pon tus condiciones.

Yo creo que tu crisis es normal. Pero deberías intentar hablarlo con él, con tranquilidad y con honestidad, hasta hacerle recapacitar y poneros, cada uno, en el lugar del otro (aunque pienses que siempre eres tú la que se pone en su lugar y le dejas su espacio, has de ser comedida y flexible si quieres hablar con él porque si no, vais a volver a discutir). No sé... intenta hablarlo de verdad, con el corazón y con el amor que todavía sientes por él, y que él se abra a ti. A lo mejor te sorprende escuchar sus razones. A lo mejor sólo es necesario hablar con un enfoque diferente del que habíais empleado hasta ahora.

Sí, la verdad es que somos de planetas diferentes, y ahí vienen gran parte de los problemas. A ver si algún día somos capaces de encontrarnos.

Me gusta

26/4/07 a las 21:48

Pero...
...no sé, no creo que mantener una postura de "enfado" sea positivo. Así no se arreglan las cosas. Estamos hablando de un matrimonio, de algo serio. Castigándole con tu enfado, y él a ti, no llegais a ningún sitio. Ten el valor de hablar con él con franqueza y honestidad. Alguien tiene que ser más maduro... ¿que siempre eres tú la más madura y la que más transige? ¡¡¡¡ERES LA MUJER Y ÉL ES UN HOMBRE!!!!!!!! QUÉ ESPERABAS????

(en serio, creo que mantener un enfado, bueno, a veces es inevitable, pero si puedes evitarlo, acércate y háblalo con él, mantener posturas enfrentadas sólo os aísla más a ambos y os hace que os comprendais todavía menos. El orgullo es una tontería, aunque sintamos que "yo llevo razón, así que no, esta vez no cedo, faltaría más, tengo muchos motivos para estar hasta las narices". Posiblemente tengas razón pero mantener esa postura, ¿a dónde te conduce? Háblalo y dale una lección de madurez y de cariño... Y después, pensad ambos seriamente a dónde se dirije vuestro matrimonio. Yo creo que las crisis de comunicación son muy habituales en las parejas porque, como he dicho antes, somos muy distintos hombres y mujeres, y que hace falta mucha madurez y mucha paciencia y mucho cariño para solucionarlas, pero son inevitables y hay que intentar arreglarlas. O eso, o a vivir solas y a pasar de todos... que tampoco es mala opción!!!!

Me gusta

26/4/07 a las 22:01

Por otro lado...
...a veces, por sentirnos injustamente tratados, somos incapaces de comprender a la otra persona. Dices que has intentado hablar con él, y que es como un muro. ¿Cómo eran estas conversaciones? Si se empieza con un "mira, estoy harta, tenemos que hablar...", pues mal empezamos. Automáticamente, él se cierra en banda y se aísla. O a lo mejor simplemente es que, en el fondo, no te has preocupado de saber cómo se sentía o siente él realmente, porque estabas tan ofuscada pensando en cómo de sola te sentías tú. Pregúntale honestamente por qué se enfadó el otro día. Háblale con cariño, intenta ver qué necesidades tiene él. Dirás "bastantes necesidades tiene, a él sólo le preocupa irse de copas con sus amigotes" A lo mejor te sorprende saber que él a veces también se siente solo, o incomprendido por ti, o simplemente, a pesar de tus conversaciones, no has sido capaz de transmitirle lo sola que te encuentras, y no lo sabe, o lo injusto que ha sido contigo. Hazle ver que hablar de estas cosas es importante para ti, y dile por qué.

No sé... a veces nos encerramos en "nuestras razones", y somos incapaces de ver las de la otra persona, o hacernos comprender porque cada charla se convierte en eso, en un monólogo y, al final, en una bronca o algo similar.

En fin... ojalá que soluciones el tema, de verdad.

Me gusta

26/4/07 a las 22:20

Te equivocas,
no son contradictorios en absoluto.

Lo que digo, a ver si soy capaz de sintetizarlo, es: "somos diferentes hombres y mujeres, tenemos formas de comunicarnos distintas, y necesidades afectivas y también necesidades de comunicación diferentes. ¿¿¿Qué se puede hacer, entonces??? ¿Callar y dejarlo estar? NO!!! CLARO QUE NO!!! Hay que HABLAR Y COMUNICARSE, por supuesto, pero intentar encontrar un punto de encuentro en medio de nuestras formas de comunicación distintas, E INTENTAR PONERNOS CADA UNO EN EL LUGAR DEL OTRO Y ASUMIR DESDE EL PRINCIPIO QUE TENEMOS FORMAS DE COMUNICACIÓN DIFERENTES, PARA INTENTAR COMPRENDERNOS MEJOR, Y QUE ÉL NO VEA CADA CONVERSACIÓN COMO UNA "CHAPA" O BRONCA, Y QUE ELLA NO INTERPRETE SUS SILENCIOS COMO "PASOTISMO ABSOLUTO". No agobiarle con frases del tipo "estoy harta", o con nerviosismo, sino ser honestas, directas, sin gritar, sin ponernos nerviosas, sin que ellos se sientan acosados o agobiados.. Y ellos, que intenten comprender que la mujer no intenta agobiarles "con tonterías", sino que necesita hablar las cosas, de forma extensa, y si no, se siente sola e incomprendida, aunque él no entienda esto porque él no tenga esa necesidad.

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

26/4/07 a las 22:23

Por otro lado
creo que si se habla con honestidad, cariño, transparencia y tranquilidad, que él vea que ella también intenta ponerse en su lugar, pero que él SEPA que para ella es importante comunicarse... entonces él no lo va a ver como que "ha cedido o quiere acosarme", una vez más. Creo que todo se puede hablar, la clave es encontrar el "cómo".

Mantener una postura rígida, cuando se habla de salvar un matrimonio, creo que no conduce a nada. Pensar de antemano que es imposible resolverlo o que no se van a poder entender, ni siquiera desde la flexibilidad y el cariño, creo que es tirar la toalla y crear más muros de incomprensión. Al final, el resultado: crispación, soledad, divorcio...

Merece la pena intentarlo, pero no desde el orgullo o desde el enfado. Ese es el consejo que le doy.

Me gusta

26/4/07 a las 22:41
En respuesta a

Por otro lado...
...a veces, por sentirnos injustamente tratados, somos incapaces de comprender a la otra persona. Dices que has intentado hablar con él, y que es como un muro. ¿Cómo eran estas conversaciones? Si se empieza con un "mira, estoy harta, tenemos que hablar...", pues mal empezamos. Automáticamente, él se cierra en banda y se aísla. O a lo mejor simplemente es que, en el fondo, no te has preocupado de saber cómo se sentía o siente él realmente, porque estabas tan ofuscada pensando en cómo de sola te sentías tú. Pregúntale honestamente por qué se enfadó el otro día. Háblale con cariño, intenta ver qué necesidades tiene él. Dirás "bastantes necesidades tiene, a él sólo le preocupa irse de copas con sus amigotes" A lo mejor te sorprende saber que él a veces también se siente solo, o incomprendido por ti, o simplemente, a pesar de tus conversaciones, no has sido capaz de transmitirle lo sola que te encuentras, y no lo sabe, o lo injusto que ha sido contigo. Hazle ver que hablar de estas cosas es importante para ti, y dile por qué.

No sé... a veces nos encerramos en "nuestras razones", y somos incapaces de ver las de la otra persona, o hacernos comprender porque cada charla se convierte en eso, en un monólogo y, al final, en una bronca o algo similar.

En fin... ojalá que soluciones el tema, de verdad.

Gracias por vuestras respuestas..
.. las he leido con atención y lo que propone marquesa ya lo intenté en infinidad de ocasiones en el pasado. Hubo noches que tras discusiones similares, no podía dormir. Yo quería arreglar la situación y estar bien y por eso, lo despertaba e intentaba comunicarle con todo mi cariño cómo me sentía. Pero en lugar de encontrar una actitud abierta al diálogo, sólo escuchaba frases como "me estas agobiando" o "no se me apetece hablar". Así se prolongaba el enfado y yo era incapaz de hacerle entender mis motivos, mis razones para sentirme abandonada y sola.

Se que los enfados no conducen a ningún sitio. Yo siempre fui incapaz de estar enfadada con el. Siempre he preferido hablar las cosas y que todo volviera a su cauce, a la paz, lo más pronto posible, pero ya os digo que me topaba en cada ocasión con un muro totalmente inaccesible para mí. Lo que más me duele es que él se entrega a los demás con absoluta devoción y me siento en desigualdad de condiciones. A los demás nunca les dijo NO. A mi si me dijo SI en alguna ocasión fue a regañadientes.

Hoy por fin me topé con el en casa. Llego sobre las 4 de la tarde a comer cuando sale del trabajo a las 2. Supongo que se iría de cervezas. Para mi eso significa que no tiene interés en arreglar las cosas. Sabe que estoy en casa, sola.. SAbe que las cosas están muy mal entre nosotros. Sale del trabajo ¿y qué hace?. Irse de cervezas con sus amigos. No creo que sea una actitud positiva para nada.

Por eso yo digo que ya me cansé de ceder y de hablar. Ya no puedo más y no creo que me deba rebajar tanto y poner tanto de mi parte para salvar una relación, que a mi modo de ver, a él solo le interesa de cara a la galeria.

Estoy realmente cansada....

Me gusta

27/4/07 a las :06
En respuesta a

Gracias por vuestras respuestas..
.. las he leido con atención y lo que propone marquesa ya lo intenté en infinidad de ocasiones en el pasado. Hubo noches que tras discusiones similares, no podía dormir. Yo quería arreglar la situación y estar bien y por eso, lo despertaba e intentaba comunicarle con todo mi cariño cómo me sentía. Pero en lugar de encontrar una actitud abierta al diálogo, sólo escuchaba frases como "me estas agobiando" o "no se me apetece hablar". Así se prolongaba el enfado y yo era incapaz de hacerle entender mis motivos, mis razones para sentirme abandonada y sola.

Se que los enfados no conducen a ningún sitio. Yo siempre fui incapaz de estar enfadada con el. Siempre he preferido hablar las cosas y que todo volviera a su cauce, a la paz, lo más pronto posible, pero ya os digo que me topaba en cada ocasión con un muro totalmente inaccesible para mí. Lo que más me duele es que él se entrega a los demás con absoluta devoción y me siento en desigualdad de condiciones. A los demás nunca les dijo NO. A mi si me dijo SI en alguna ocasión fue a regañadientes.

Hoy por fin me topé con el en casa. Llego sobre las 4 de la tarde a comer cuando sale del trabajo a las 2. Supongo que se iría de cervezas. Para mi eso significa que no tiene interés en arreglar las cosas. Sabe que estoy en casa, sola.. SAbe que las cosas están muy mal entre nosotros. Sale del trabajo ¿y qué hace?. Irse de cervezas con sus amigos. No creo que sea una actitud positiva para nada.

Por eso yo digo que ya me cansé de ceder y de hablar. Ya no puedo más y no creo que me deba rebajar tanto y poner tanto de mi parte para salvar una relación, que a mi modo de ver, a él solo le interesa de cara a la galeria.

Estoy realmente cansada....

Entonces,
entonces es que quizás te has dado demasiado, sí.

Ceder demasiado el espacio perdiendo el respeto por una misma hace que los demás te pierdan el respeto a ti.

Qué complicadas son las relaciones.

Quizas entonces tenga razón la reina de espadas... hazte valer y empieza por valorarte más a ti misma. Sé que es lo de siempre, pero es así.

Que tengas muy buena suerte, no te sientas agobiada ni cansada, deja fluir las cosas, empieza a pensar en ti misma por unos días, y deja de darle vueltas a la relación. Opta por no pensar durante un tiempo. Quizás así veas las cosas más claras cuando salgas de este pequeño paréntesis...
SUERTE Y UN BESO GORDO, NO ESTÉS TRISTE!!

Me gusta

ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
#instapic #picoftheday #Fashion #Beauty #Fitness #Deco
instagram