Inicio / Foro / Psicología / Yo tengo custodia compartida

Yo tengo custodia compartida

3 de octubre de 2008 a las 14:15

La he obtenido recientemente sin que ni juez ni fiscal pusieran ningún problema, aunque ya llevamos practicándola dos años.
En mi caso, mi ex y yo nos llevamos bien. El tiene su vida y yo la mía, cada uno con sus respectivas parejas, pero en los asuntos de los niños (dos, de 4 y 7 años) formamos un equipo.
Los niños se quedan a dormir en su casa dos días a la semana, y cuatro días a la semana siguiente. Nuestras viviendas están muy cerca y los niños tienen de todo en cada una de las casas. Son niños felices, que nunca han visto una lágrima, una mala palabra, rencor de un padre contra otro, o de una familia contra otra. Crecen arropados por gente que les quiere y eso se traduce en tranquilidad para todos, porque los vemos felices, tranquilos, centrados.
Cuando están en casa de cada uno, cada uno paga sus alimentos. Y en una cuenta común ingresamos todos los meses una cantidad que es un tanto por ciento de lo que cada uno de nosotros gana, y que se ajusta a sus necesidades. De esta cuenta salen todos los gastos que tienen y que no son comida: ropa, colegio, libros, regalos de cumpleaños de sus amigos, campamentos, actividades extraescolares, medicinas... absolutamente todo. Yo confío en el criterio de mi ex a la hora de gastar y el confía en el mio. Aunque solemos llamarnos por teléfono para pedirnos permiso a la hora de comprarles algo... una conversación tipo "oye, he visto unas botas muy bonitas para la niña, ¿se las compro?", lo cierto es que a veces ni siquiera es necesario es hacer esta llamada. Si hay algo que los niños necesitan se compra y punto, lo haga quien lo haga. Los dos sabemos que de esa cuenta sólo salen cosas que son absolutamente necesarias, no caprichos.
Si los niños están malos nos llamamos a ver quién puede quedarse con ellos, o qué abuela puede. Si hay que llevar a los niños al médico les lleva el que está con ellos, pero siempre se informa al otro, por si puede ir a acompañarles. Si hay que llevar algo a la otra casa uno sube y se toma un café tranquilamente. Si es un cumpleaños o una fecha especial para los niños, o hay que hablar con los profes, por supuesto que vamos todos juntos y los niños soplan las velas todos los años con sus dos padres. Si se les compra un juguete da igual a casa de quién vaya ese juguete, porque lo importante es que los niños lo disfruten, no quien lo tenga.
Todos los días nos llamamos por teléfono cuando los niños salen del cole interesándonos por cómo les ha ido, qué deberes les han mandado... no pasa un día sin que haya comunicación entre nosotros. Por supuesto, yo les hablo muy bien de su padre, que es por otro lado el mejor padre del mundo, y me consta que su padre les habla bien de mi. Lo mismo nuestras dos familias.
Los niños, cuando en el colegio les piden que pinten a su familia nos pintan a los cuatro juntos. Nos encargamos siempre de decirles que, pese a sus circunstancias, tienen una familia muy bonita. Les hemos explicado que hay muchos tipos de familia y que ésta es la que les ha tocado, pero que pueden y deben sentirse muy orgullosos de lo que tienen.
En materia educativa marcamos los mismos criterios en ambas casas: misma hora de irse a la cama, las mismas obligaciones, un mismo criterio en la compra de juguetes, a la hora de hacer los deberes... no hay diferencia en este sentido si están con su padre o están conmigo.
Si él no puede quedarse con ellos un día por motivo de trabajo, yo me ocupo. Y lo mismo al contrario. Somos conscientes de que si yo te hago un favor, este favor se me va a devolver cuando yo lo necesite.
Y todo esto no lo hacemos por nosotros... lo hacemos por ellos. Es su derecho, tener a su padre y a su madre. Por supuesto que es muy duro verles marchar y saber que no les vas a ver en algunos días, yo derramo muchas lágrimas por ello, pero lo impotante es su felicidad y su equilibrio. Yo solo espero que cuando sean mayores me digan "qué bien lo habéis hecho, qué fácil nos lo pusisteis".
Las separaciones son una mierda. Ningún hijo debería pasar por ello, pero si está en nuestra mano facilitarles las cosas a nuestros niños hay que hacerlo, hay que intentarlo. Si nuestros hijos son felices, nosotros lo seremos. Si no lo son, sufriremos mucho por ellos.

Ver también

3 de octubre de 2008 a las 15:02

Enhorabuena
qué puedo decir.... me quito el sombrero !!! eso es casi una utopía y vosotros lo estais haciendo... la clave está en que vosotros estais separados pero vuestra relación es maravillosa y además, muy importante, habéis rehecho vuestras vidas con nuevas parejas !!!! esa es la situación ideal para tener una buena sintonía porque creo que, la mayoría de las veces que hay malos rollos, es debido a que una de las dos partes todavía está enamorada del otro y le intenta hacer la vida imposible a expensas de los hijos; te lo digo por experiencia..... mi pareja tiene dos hijos de una relación anterior y ellos al principio se llevaban a matar los dos porque ella seguía intentando volver con él e intentaba fastidiarle a través de los hijos.... imagínate cuando se enteró que él había rehecho su vida conmigo !!! y ahora ESTOY EMBARAZADA !!! y se ha puesto como una energúmena cuando se ha enterado........

Vaya rollo que he soltado... pues eso, lo dicho, enhorabuena y a ver si tomamos todos ejemplo.

Me gusta

3 de octubre de 2008 a las 18:40

Bien
Yo lucho por acercarme a eso, hace muy poquito que el padre no vive con nosotros, los dos trabajamos pero él es viajante y es imposible una compartida, no solo por eso, sino porque nunca se ha encargado de nada de la casa y ahora ni quiere ni tiene tiempo. Pero lo que si estamos consiguiendo es que los niños no vean malos rollos y si cordialidad, no nos ven "mal" a ninguno de los dos e intentamos transmitirles tranquilidad, normalidad, seguridad y porsupuesto mucho cariño.
Ya hemos tenido varias conversaciones intentando ya aparcar los motivos, resentimientos que nos han llevado a separarnos, y aunque todo es demasiado reciente, se que lo acabaremos llevando con, por lo menos, sensatez y ya tenemos el primer ingrediente: quererlo los dos.
Otra cosa importante es que vuestras nuevas parejas sean tambien sensatas y no pongan problemas que solo son síntoma de egoismo, yo cuando la tenga, debe de tener muy claro que tengo dos hijos y éstos un padre y aunque ya no le soporte como pareja ni marido, va a ser el padre de mis hijos por siempre y para siempre, y una pareja sin hijos cuando se rompe ya no hay nada que les una..... cada uno en su sitio y sitio para todos.
Saludos

Me gusta

4 de octubre de 2008 a las 9:22

¡ os doy la enhorabuena!
Es maravilloso oír tal relato; desdichadamente pocas veces resulta tan idílica la custodia compartida. Durante dos años con mi ex compartimos la custodia de nuestra hija, que entonces tenía entre cuatro y seis años. Y fue un infierno, tanto para yo como para mi niña, porque el padre quería que se respetaran sus derechos de padre sin cumplir con ninguna de sus obligaciones. En casa de su padre, la niña llevaba vestidos en muy mal estado o feos, no se lavaba ni se peinaba, se acostaba demasiado tarde cuando tenía que ir a la escuela al día siguiente... Además cuando estaba enferma ni se la llevaba al médico. Resultado, tenía que encargarme con todo cuando mi niña estaba conmigo. Además el cambio incesante de casa mi hija lo vivió muy mal. Por eso después de dos años así, el juez decidió devolverme la custodia, y desde entonces, va a casa de su padre cada dos fines de semana, cada dos miércoles, y durante la mitad de las vacaciones, y así las cosas van mucho mejor.
Pero estoy de acuerdo contigo, si en vuestra situación las cosas pasan tan bien, es maravilloso para vuestros hijos, y supongo que de mayor estarán muy contentos por tener padres tan sensatos.

Saludos

Me gusta

9 de octubre de 2008 a las 2:56

Wonderful world,
no te digo que no, pero, ¿qué tal si, en lugar de tener a los niños del tingo al tango, de casa en casa, y ya que os lleváis tan bien, sois vosotros los que cogéis la puerta tres días de esta semana y cuatro de la otra? Porque fuistéis vosotros quienes decidisteis tenerlos en su día, y no al contrario, ¿no? Y a lo mejor, cuando sean mayores, lo que os dicen es "¿Por qué no erais vosotros los que abandonaban su espacio, ya que lo llevabais tan civilizadamente?". Un niño debería tener UN hábitat, ya que un adulto tiene capacidad para adaptarse a todo. Que para lo que se oye por ahí, esto es una bendición, desde luego, pero se podría hacer incluso mejor (todo es mejorable). Es mi opinión, sin pretensión de ofensa alguna, lo juro.

Me gusta

9 de octubre de 2008 a las 3:14
En respuesta a nexo2

Enhorabuena
qué puedo decir.... me quito el sombrero !!! eso es casi una utopía y vosotros lo estais haciendo... la clave está en que vosotros estais separados pero vuestra relación es maravillosa y además, muy importante, habéis rehecho vuestras vidas con nuevas parejas !!!! esa es la situación ideal para tener una buena sintonía porque creo que, la mayoría de las veces que hay malos rollos, es debido a que una de las dos partes todavía está enamorada del otro y le intenta hacer la vida imposible a expensas de los hijos; te lo digo por experiencia..... mi pareja tiene dos hijos de una relación anterior y ellos al principio se llevaban a matar los dos porque ella seguía intentando volver con él e intentaba fastidiarle a través de los hijos.... imagínate cuando se enteró que él había rehecho su vida conmigo !!! y ahora ESTOY EMBARAZADA !!! y se ha puesto como una energúmena cuando se ha enterado........

Vaya rollo que he soltado... pues eso, lo dicho, enhorabuena y a ver si tomamos todos ejemplo.

A ver, princesa,
cuando tú tengas a tu bebé, que te sigan yendo las cosas de pm con tu pareja. Yo he estado en tu situación, y ahora también soy la ex (la segunda ex), y ni hablar de custodia compartida. Cuando la primera no le dejaba ver a sus hijos, me comí el marrón de la depresión de él y yo vivía según las reglas que marcaba la otra. Sin embargo, yo le pongo las cosas infinitamente fáciles, y ve a la niña cuando no tiene nada mejor que hacer, lo cual me hace plantearme mis dudas acerca de su primera separación y las circunstancias que la rodearon. Conste, además, que, a diferencia de su primera relación, en este caso fui yo quien le dejó, porque estaba harta de seguir viviendo la vida de otra familia, y ya estaba mi hija enmedio, y ahí sí que no. Hay que tratar de ser objetiva y ponerse en el lugar de la otra persona, quien, además, es la madre de los hermanos de tu bebé. Y piensa si a ti te gustaría que te quitaran a tu hijo-a la mitad del tiempo y se fuese a otra casa donde hay una tercera persona que no sabes cómo lo-a está tratando.

Me gusta

9 de octubre de 2008 a las 11:42

Felicidades!!!
De verdad, al leerte no me puedo creer que os vaya tan maravillosamente bien! Felicidades!! Yo estaría encantada de que mis hijos compartieran más con su padre. Ya lo he contado en otros post. Pero es imposible.
Si él quisiera optar por la compartida (cosa que dudo) a los niños les pasaría lo mismo que ha contado otra compañera. Irían la mitad de los días al colegio, sin peinar, sin lavar, ropas sucias, comidas a base de fritos, los deberes cero patatero, se acostarían a deshora... Mil cosas porque es un hombre que no está acostumbrado a hacer nada de la casa ni ha llevado nunca el cargo de los hijos. Además vive tan tranquilo. Ya no le molestan unos hijos que dan guerra, no le dejan dormir y no le dan quebraderos de cabeza. Yo se lo puse muy fácil. Le dije que siempre que quisiera se los podía llevar a pasar con él el día. Pero no, se los lleva a regañadientes cuando le toca, un fin de semana cada 15 días. Si puede, no los recoge los viernes, y ni siquiera avisa...Y si puede, también los deja con sus abuelos paternos, el sábado noche porque se tiene que ir de fiesta con su pareja y demás sudamericanos... Los pone a trabajar en el bar, no los saca ni a comprarles una bolsa de pipas... y los trae los domingos cuando le viene en gana, sin pensar que esos niños tienen que dormir y madrugar al día siguiente para ir al colegio...Pues, ssi a esto podemos denominar un padre que se ocupa de sus hijos...A Dios, doy gracias de poder tenerlos yo, porque sino no sé que sería de mis hijos...

Me gusta

9 de octubre de 2008 a las 21:23

Enhorabuena!!
Es realmente alentador poder leer historias como la vuestra. Ojala cundiera más el ejemplo y los adultos, en vez de utilizar nuestras fuerzas en hundir al otro por la rabia que llevamos dentro, fuéramos capaces de reconducir TANTA ENERGÍA en la felicidad de los niños.
Me has emocionado. Os deseo lo mejor.

Me gusta

9 de octubre de 2008 a las 22:19

Enhorabuena
Hola!!!!! Me parece muy bien como estais yevando vuestra separación y creo k le estais aciendo un bien a vuestros hijos .
Los hijos necesitamos siempre tanto a nuestro padre como a nuestra madre; y creo k lo d la custodia compartida hace un bien tanto a los hijos como a los padres (ambos pueden disfrutar de sus hijos, y ambos tienen tiempo para rehacer sus vidas).
Espero que algún día, mis padres recapaciten, y puedan tener una relación parecida a la d usted.
Uno d mis mayeres miedos, es necesitar a mis padres JUNTOS el mismo día a la misma hora, mis padres se llevan mal, y si yega ese dia... ¿que va a pasar???. (creo k vuestros hijos no tendrán ese miedo.)
De nuevo enhorabuena, y espero k sigais asi siempre; le hareis un gran favor a vuestros hijos (incluso cuando sean adultos y tengan su propia familia)

Me gusta

9 de octubre de 2008 a las 23:47

Mejor lee el mensaje completo,
y/u otros posts que he escrito por aquí. MADRE y PADRE no significan lo mismo que PROGENITORES, y esto último se convierte en lo más habitual cuando se produce una separación, por una o por ambas partes, desgraciadamente. Y, sí, que me quitaran a mi hijA la mitad del tiempo, porque es como yo me sentiría, independientemente de que tuviera o no derecho a sentirme así; y lee bien, que no me refiero al padre, sino a la posible pareja (que en nuestro caso aún no la hay en la vida de ninguno) del mismo. Como ya he comentado en otros mensajes, yo he estado en ambos bandos, y hay que ser sensata y pensar en los sentimientos de los demás. Si te interesa, lee mis otros mensajes y a lo mejor cambias de opinión. Hablo, en todo momento, de cómo se debe pensar, precisamente abarcando TODOS los puntos de vista. Pero, obviamente, yo soy yo, y mis circunstancias no son las mismas que las del resto del mundo. Por otra parte, SÍ HAY MADRES QUE LES QUITAN LOS HIJOS A LOS PADRES, literalmente, y esto es lo más triste que puede ocurrir en una separación, porque una madre debería ser quien más quiera en el mundo a los hijos, y de este modo se convierte en la persona que más infelices les hace. En mi caso particular (e insisto, en otros mensajes lo podrías ver), ya me he cansado de batallar con el padre de mi hija para que tenga más contacto con ella, que haga lo que le dé la gana. Esta semana no va a la guarde porque tiene bronquitis (precisamente por haber ido a la guarde, que esto es el cuento de nunca acabar en invierno), y todavía no se ha dignado a venir a verla, ni piensa hacerlo, porque "tiene planes para el puente"; mi hija es el sol más grande de diecinueve meses que existe, no una muñeca para jugar cuando uno está aburrido. Con los hermanos de mi hija no lo hizo así, pero, claro, ahí sentía que le estaban robando algo y debía defenderlo. Cuanto más sensato se es, más palos te pegan. Ahora, que te digo una cosa: de mí jamás podrá decir que le he impedido acercarse a nuestra hija, y creo que eso es lo que más le fastidia, que siempre haya sido y siga siendo mejor persona que él y actúe con más inteligencia o sensatez o como quieras llamarle ( y con esto no quiero decir ni que él no sea buena persona ni que no sea inteligente, simplemente es más egoísta que yo, y eso le lleva a actuar erróneamente e, incluso a veces, de forma negligente). Así que ya ves por qué me expreso como lo hago: a mí SÍ me estarían quitando algo, porque mi vida es la de mi hija, y yo no hago planes si no es con ella, y estoy al pie de su cuna cuando está enferma, sin dormirme, no sea que no me entere de su llanto, y comparto todo el tiempo que ella me demanda y es una niña feliz gracias a mí, y de eso me puedo sentir orgullosa, que bastantes procesiones me han desfilado por dentro para que ella no atisbara siquiera una lágrima; supongo que algún día cambiarán las cosas, no lo sé, pero, de momento, ella es lo único; y para su padre no es lo mismo, desgraciadamente. Y no soy una de esas mujeres que creen que tiene más derechos que nadie, ni por asomo; pero por muy bien que lo quieras hacer, las circunstancias no siempre acompañan. Y, como podrás comprobar, le respondía a una nueva pareja del padre de unos niños, que consideraba, al parecer, que deberían darle a ese hombre la custodia compartida; intentaba trasmitirle la sensatez de ponerse en el lugar de esa madre, a quien ella probablemente no conozca salvo por lo que su pareja le cuenta, porque no les corresponde a las terceras personas solventar los problemas de la custodia de unos hijos que no son los suyos, por coraje que dé ver ciertas situaciones injustas (y hablo, sobre todo, de injusticia para los niños, que es en quienes he pensado siempre, hayan sido o no mis hijos). Y no te digo más, te animo de nuevo a leer mis otros mensajes para salir de tu error.

Me gusta

11 de octubre de 2008 a las :23

No, si en el primer caso fue cierto,
Yo siempre fui muy objetiva, y el primer año casi completo le pedía que la comprendiera, que no estaba actuando racionalmente por despecho y no se estaba dando cuenta del daño que hacía a sus hijos. Era su propia hija la que contaba con la boquita chica que MAMÁ ME HA DICHO QUE ME TENGO QUE IR A CASA DE LOS TITOS Y NO PUEDO IR CONTIGO, cuando él iba a la puerta del colegio porque había orden expresa de que no los recogiera; y, bueno, que yo nunca me he fiado ni de mi sombra (para mí, el amor debe ser racional); pero, vaya, que el mismo consejo mantengo: que los ojitos abiertos, comó tú dices, porque ni el papa entra en el cielo sin haber pasado antes por el purgatorio. Lo que le ha ocurrido con nuestra hija es que él no quería tenerla, sin más. Y ahora se la lleva porque vive y siempre ha vivido de cara a la opinión pública; o sea, para que los demás no digan que es un mal padre. Si fuese como yo, si le importara tres leches lo que piensen los demás, mi hija pá mí pá siempre. Lo de las "circunstancias" del anterior mensaje lo decía por lo que él contaba de cómo era su vida familiar. No, si ella después de la separación era un dulce; los niños iban al colegio con pantalón corto en invierno, porque había convertido EL DINERO DE LOS UNIFORMES en PARTE DEL DINERO DE MI VIAJE DE SEPTIEMBRE. Vamos, que lo que yo creía era lo que veía con mis propios ojos. Pero debo decir que todo esto fue después de la separación. Yo no sé cómo sería ella antes de, eso era lo que él me contaba y yo creí sin más dudas; lo que también tengo que decir es que, a día de hoy, a los niños no les falta ni gloria, porque la madre ha recuperado sus papeles (sólo en parte, pero omitiré lo malo y/o nefasto).

Me gusta

13 de octubre de 2008 a las 18:37

Los hijos lo primero
Enhorabuena por tener una custodia compartida que, sobre todo, hace felices a vuestros hijos. En mi caso no es así porque la ex de mi marido piensa que la niña es propiedad exclusiva suya y que nosotros somos simples niñeros. Se salta a la torera todas las normas, se cambia de localidad sin consultar, cambia a la niña de colegio sin consultar a su padre, decide lo que debe ponerse la niña para ir al colegio aunque la pequeña no se quede a dormir en casa de la madre. Es agobiante, no sólo para nosotros sino también para la pequeña que nos dice en voz baja que quiere venirse a vivir con nosotros.
Tengo claro que su madre es su madre pero me pregunto que si tanto las mujeres hemos luchado por la igualdad, por poder conciliar la vida labora, familiar y personal por qué aún muchas siguen pensando que los hijos son patrimonio de las madres.
Esta sociedad está cambiando y yo dejaría a mi bebé con los ojos cerrados a mi marido. Es un padrazo. Eso me hace tener tiempo para mí.
Tenemos como mujeres que reflexionar sobre ésto. Sé que hay padres que libres están mejor y no toman las riendas pero también hay mujeres que agobian. Los hijos no son propiedad de nadie. Son los padres y las madres quienes tienen el derecho y la obligación de posibilitar su desarrollo integral y personal.
Gracias por tu historia porque aporta a esta sociedad lo que de verdad debemos ser: verdaderas personas.

Me gusta

13 de octubre de 2008 a las 23:55
En respuesta a igualdad8

Los hijos lo primero
Enhorabuena por tener una custodia compartida que, sobre todo, hace felices a vuestros hijos. En mi caso no es así porque la ex de mi marido piensa que la niña es propiedad exclusiva suya y que nosotros somos simples niñeros. Se salta a la torera todas las normas, se cambia de localidad sin consultar, cambia a la niña de colegio sin consultar a su padre, decide lo que debe ponerse la niña para ir al colegio aunque la pequeña no se quede a dormir en casa de la madre. Es agobiante, no sólo para nosotros sino también para la pequeña que nos dice en voz baja que quiere venirse a vivir con nosotros.
Tengo claro que su madre es su madre pero me pregunto que si tanto las mujeres hemos luchado por la igualdad, por poder conciliar la vida labora, familiar y personal por qué aún muchas siguen pensando que los hijos son patrimonio de las madres.
Esta sociedad está cambiando y yo dejaría a mi bebé con los ojos cerrados a mi marido. Es un padrazo. Eso me hace tener tiempo para mí.
Tenemos como mujeres que reflexionar sobre ésto. Sé que hay padres que libres están mejor y no toman las riendas pero también hay mujeres que agobian. Los hijos no son propiedad de nadie. Son los padres y las madres quienes tienen el derecho y la obligación de posibilitar su desarrollo integral y personal.
Gracias por tu historia porque aporta a esta sociedad lo que de verdad debemos ser: verdaderas personas.

Sólo dos apuntes:
me parece estupendo todo lo que dices, así debería ser, pero como tú misma afirmas, hay padres a quienes les estorban los hijos después de una separación. Pero no es esto lo que quiero abordar, sino, en primer lugar, cuando un niño dice en casa de uno de los progenitores "yo quiero vivir con vosotros", puede estar diciendo lo mismo en la otra casa, porque los niños, como son niños y no entienden lo que ocurre a su alrededor, creen que tienen la obligación de complacer a todo el mundo, y esto te lo digo por experiencia, no te ciegues. Y, en segundo lugar, tu opinión es tan válida como la de cualquier otra persona, pero en la custodia de la hija de tu marido sólo deberían entrar tu marido y la madre de su hija; tú, manténte al margen, porque, y ojalá no te ocurra, si un día te ves en la circunstancia de tener que separarte, a lo mejor los hechos te obligan a cambiar de opinión. Mi ex luchaba con uñas y dientes por sus dos hijos mayores, porque le pusieron las cosas muy difíciles; con nuestra pequeña, como lo ha tenido todo tan fácil, me rapiña los pañales que le mando la tarde que se la lleva por obligación, casi, para que no me dé cuenta de que no la ha cambiado (la mentira se la pillé hace poco), como si no se notara cuando la voy a cambiar yo y está toda rojita, esto por contarte algo insignificante en comparación con otras lindezas. No digo que todo el mundo sea igual, pero no todos actuamos del mismo modo en circunstancia diferentes. Por lo demás, llevas razón.

Me gusta

13 de octubre de 2008 a las 23:58
En respuesta a marmiru

Sólo dos apuntes:
me parece estupendo todo lo que dices, así debería ser, pero como tú misma afirmas, hay padres a quienes les estorban los hijos después de una separación. Pero no es esto lo que quiero abordar, sino, en primer lugar, cuando un niño dice en casa de uno de los progenitores "yo quiero vivir con vosotros", puede estar diciendo lo mismo en la otra casa, porque los niños, como son niños y no entienden lo que ocurre a su alrededor, creen que tienen la obligación de complacer a todo el mundo, y esto te lo digo por experiencia, no te ciegues. Y, en segundo lugar, tu opinión es tan válida como la de cualquier otra persona, pero en la custodia de la hija de tu marido sólo deberían entrar tu marido y la madre de su hija; tú, manténte al margen, porque, y ojalá no te ocurra, si un día te ves en la circunstancia de tener que separarte, a lo mejor los hechos te obligan a cambiar de opinión. Mi ex luchaba con uñas y dientes por sus dos hijos mayores, porque le pusieron las cosas muy difíciles; con nuestra pequeña, como lo ha tenido todo tan fácil, me rapiña los pañales que le mando la tarde que se la lleva por obligación, casi, para que no me dé cuenta de que no la ha cambiado (la mentira se la pillé hace poco), como si no se notara cuando la voy a cambiar yo y está toda rojita, esto por contarte algo insignificante en comparación con otras lindezas. No digo que todo el mundo sea igual, pero no todos actuamos del mismo modo en circunstancia diferentes. Por lo demás, llevas razón.

Por cierto,
los dos apuntes eran al comentario de igualdad8

Me gusta

14 de octubre de 2008 a las 18:50
En respuesta a igualdad8

Los hijos lo primero
Enhorabuena por tener una custodia compartida que, sobre todo, hace felices a vuestros hijos. En mi caso no es así porque la ex de mi marido piensa que la niña es propiedad exclusiva suya y que nosotros somos simples niñeros. Se salta a la torera todas las normas, se cambia de localidad sin consultar, cambia a la niña de colegio sin consultar a su padre, decide lo que debe ponerse la niña para ir al colegio aunque la pequeña no se quede a dormir en casa de la madre. Es agobiante, no sólo para nosotros sino también para la pequeña que nos dice en voz baja que quiere venirse a vivir con nosotros.
Tengo claro que su madre es su madre pero me pregunto que si tanto las mujeres hemos luchado por la igualdad, por poder conciliar la vida labora, familiar y personal por qué aún muchas siguen pensando que los hijos son patrimonio de las madres.
Esta sociedad está cambiando y yo dejaría a mi bebé con los ojos cerrados a mi marido. Es un padrazo. Eso me hace tener tiempo para mí.
Tenemos como mujeres que reflexionar sobre ésto. Sé que hay padres que libres están mejor y no toman las riendas pero también hay mujeres que agobian. Los hijos no son propiedad de nadie. Son los padres y las madres quienes tienen el derecho y la obligación de posibilitar su desarrollo integral y personal.
Gracias por tu historia porque aporta a esta sociedad lo que de verdad debemos ser: verdaderas personas.

No confies en lo que dicen los niños.
Lo que te dice marmiru es cierto. No te confies lo que te dicen unos críos porque cuando están en casa sea del padre o de la madre a cada uno le dicen lo que quiere oir. Te lo digo por experiencia, pues mis hijos, antes no querían ir a casa del padre porque estaba viviendo con otra mujer. Se tenía que ir de la casa esta señora cuando ellos iban el fin de semana que le tocaba. Yo. jamás les dije nada sobre este tema. Les dejaba que decidieran por ellos mismos lo que querrían hacer. Pero, sabes, qué? Los nenes, a su padre, le decían que era yo, la que no les dejaba de ir si ella estaba ahí. Todo esto lo sé porque mi ex y yo hablamos de este tema al respecto, y de verdad, no creía que yo no decía nada, porque los niños se escudaban en mí, para salir del paso. Por eso te digo, que no son las cosas como muchas veces parecen...

Me gusta

14 de octubre de 2008 a las 23:35

Pues no, guine,
a veces estoy de acuerdo contigo y otras no, y ésta es del segundo grupo. Cuando se lleva con toda naturalidad a los niños a pasar el fin de semana a casa de los abuelos, no influye para nada el factor psicológico. Pero en estos casos sí, porque los niños pueden llegar a pensar algún día que eran un paquete de ida y vuelta. No digo que lo vayan a hacer, pero ya que la situación es tan ideal (y no me estoy cachondeando, que conste, sino todo lo contrario: esto sería lo ideal para todo el mundo, y no tener que andar preguntándose qué defecto tiene la hija de una para que su padre no le haga ni pajolero caso), no tendría por qué haber problema en ser ellos los que anduviesen cambiando de casa. Los niños pueden tomar muy bien una separación, pero siempre hay ejemplos contrarios a su alrededor (la familia tradicional: en el cole, en el vecindario, etc), y, como seres humanos que son, atraviesan distintas etapas del desarrollo que conllevan distintos matices de la personalidad, y pueden plantearse las circunstancias del mismo modo que los hacemos los adultos, sólo que con menos experiencia y menor capacidad de comprensión. De ahí que los padres nunca jamás lleguen a tener la certeza de estar haciéndolo todo bien: porque los niños tienen su propio mundo interior, y sería de una vanidad terrible asegurar que no se están cometiendo errores, a pesar de hacerlo cada uno lo mejor que puede. Pero, vaya, que a mí me da igual, que tampoco es que me vayan a hacer caso, así que... Ah, y con respecto a mi supuesta ignorancia acerca de la capacidad de adaptación de los niños, si no conocemos la experiencia de la persona a la que nos dirigimos, es preferible no ponerla en duda, ¿no crees?

Me gusta

Anteriores conversaciones
Ultimas conversaciones
Deducción por hijos en custodia compartida (unma o quien lo sepa)
por: quererespoder
nuevo
16 de junio de 2008 a las 13:34
Para unmaridin, por favor
por: quererespoder
nuevo
26 de mayo de 2008 a las 21:44
#instapic #picoftheday #Fashion #Beauty #Fitness #Deco
instagram

Puede interesarte