Foro / Psicología

Desesperado

25 de marzo de 2006 a las 11:06 Última respuesta: 1 de abril de 2006 a las 20:58

Llevamos años casados, muy bien todo. Nos amamos, pero desde hace un tiempo la relación no va bien. Yo mismo la alenté para salir con sus amigas, no nos gustaba dejar los niños cuando llegaron a cualquiera, y no siempre tenemos la oportunidad o nos apetece con ellos. Ella pasó por una crisis personal y pensé que sería muy bueno que saliera más. Pero eso se ha vuelto en mi contra. No para de salir, todas las semanas, varias veces. Cenas de trabajo, compañeras, amigas. Casi todas sus amigas son separadas y sé que muchas veces buscan y encuentran sexo. Poco a poco empecé a sospechar, quizás a perder la confianza. Se ha ido, en ocasiones, hasta todo un fin de semana sola.

Llegó un punto en que se lo planteé, y le dije que no me gustaba su asiduidad, pero ha seguido igual. Hemos llegado a discutir como nunca, pero nada, dice que si no confío en ella es mi problema pero que va a seguir saliendo, que quiere hacerlo.

Yo me pregunto si es más importante eso que nuestro matrimonio, el motivo de por qué no es capaz de reducir esa asiduidad. También me está decepcionando como madre. Los niños preguntan por ella, por qué se va. Le dicen que no se vaya pero ella nada, sigue saliendo una y otra vez. Los jueves, los viernes, comidas, cenas, viajes, incluso algún fin de semana. Cualquier excusa es buena. Hasta su hermana soltera que vive a unos kilometros le sirve de pensión.

Hace días que no dormimos juntos y estoy pensando separarme. Quisiera encontrar una solución, por ella y los niños, pero no la veo. No estoy dispuesto a soportar esto más tiempo.

En cuanto a lo de por qué no salimos nosotros. Siempre lo hemos hecho, pero desde esto me apetece menos. Cuando lo hago, a solas con ellas, me siento como obligado, como si tuviera que competir con sus amigas y compañeras de trabajo. Cualquier comentario de ella me lleva a ese pensamiento. La relación con sus amistades está también muy deteriorada.

Por otro lado me da miedo ponerle un ultimatum. No veo qué puedo hacer. Llegué a pensar que se le pasaría, que lo de los cuarenta, que si esto y lo otro. Cada vez es peor, es como una droga. Estoy muy desesperado y a veces comprendo que algunos hombres, por esta impotencia de ver como todo se hunde, empleen la violencia. Cuando la veo salir por la puerta, lo juro, me entra un calor por dentro que un día voy a hacer una locura.

Esto lo escribí ayer, anoche volvió a salir y esta mañana ya ha salido de compras con su hermana. Y el dinero que gasta. Los niños lloran cuando la ven salir, quieren estar con ella pero parece que le importa un rábano. Siempre está fuera de casa.

Me pregunto si es que esto es un comportamiento normal, si es que las mujeres, las mismas que ponen el calificativo de madre como si fuera una patente de corso para todo, se están olvidando de lo importante.

No me extraña que todas sus amigas estén separadas, y otra más que van a tener. Lo está pidiendo a gritos.

Ver también

25 de marzo de 2006 a las 11:28

Hablar,hablar y hablar...
es el primer recurso y yo creo que el único. por su puesto ni presión ni mucho menos violencia. yo creo dos cosas, o tiene un amante o está simplemente huyendo hacia adelante, olvidando sus carencias y sus problemas en la calle, por eso debes sentarte con ella, pero no precipitadamente y en cualquier momento, debes plantearselo, que necesitas hablar con ella muy seriamente y tomar una determinación. puedes proponerle que os vayais un fin de semana juntos a ver a que conclusión llegais, o simplemente dejar los niños con alguien y sentaros a hablarlo. de esto debería salir una solución. que ella explique pq lo hace y si está dispuesta ha dejar de salir compulsivamente. si te da una respuesta tajante y clara tu tomas tu decisión y le comunicas a ella lo que vas a hacer. no es cuestion de amenazarla, tienes tu mismo que pensar antes que vas ha hacer según la respuesta de ella, para saber como se va a desarrollar la conversación. en fin, no es facil lo que planteas, pero tienes que echarle pecho y solucionaralo...hablar, hablar y hablar, pero serenamente, sin reprochar y haz un esfuerzo muy grande para no cabrearte, solo conseguiras que ella se ponga a la defensiva y no saqueis nada en claro.
eso si, dile que la quieres, que te hace sufrir, y que te diga que espera de ti que no le estes dando.
suerte.

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 12:10
En respuesta a

Hablar,hablar y hablar...
es el primer recurso y yo creo que el único. por su puesto ni presión ni mucho menos violencia. yo creo dos cosas, o tiene un amante o está simplemente huyendo hacia adelante, olvidando sus carencias y sus problemas en la calle, por eso debes sentarte con ella, pero no precipitadamente y en cualquier momento, debes plantearselo, que necesitas hablar con ella muy seriamente y tomar una determinación. puedes proponerle que os vayais un fin de semana juntos a ver a que conclusión llegais, o simplemente dejar los niños con alguien y sentaros a hablarlo. de esto debería salir una solución. que ella explique pq lo hace y si está dispuesta ha dejar de salir compulsivamente. si te da una respuesta tajante y clara tu tomas tu decisión y le comunicas a ella lo que vas a hacer. no es cuestion de amenazarla, tienes tu mismo que pensar antes que vas ha hacer según la respuesta de ella, para saber como se va a desarrollar la conversación. en fin, no es facil lo que planteas, pero tienes que echarle pecho y solucionaralo...hablar, hablar y hablar, pero serenamente, sin reprochar y haz un esfuerzo muy grande para no cabrearte, solo conseguiras que ella se ponga a la defensiva y no saqueis nada en claro.
eso si, dile que la quieres, que te hace sufrir, y que te diga que espera de ti que no le estes dando.
suerte.

Gracias
Gracias por tu consejos, la verdad, lo he intentado todo pero no lo consigo. Nos cuesta mucho hablar, siempre terminamos discutiendo y los niños llorando. Se ponen muy tensos, se encierran en la habitación, yo sufro mucho al verlos así. A veces ponen sillas para que no podamos abrir, lloran, o me echan a mí la culpa. Yo supongo que es porque soy el hombre, grito más, impongo más a un niño, aunque mi relación con ellos es buenísima, pero no por eso me dejo de sentir culpable, aún sin saber qué estoy haciendo mal. Ella es más sibilina. Hasta llora, se hace la víctima. Luego tiene la mala costumbre de callar cuando le pregunto, no responde. La verdad, yo creo que desconoce a donde me está llevando. Es posible que se arrepienta y mucho.

Intento no perder el control, no llegar a más, pero esto no tiene arreglo. Ella no quiere bajarse del caballo y lo que está haciendo con su actitud es menospreciarme, ignorarme e insultarme. Estoy al límite de lo que puedo soportar.

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 12:26

Lucía comprendo lo que dices
habría que ver las dos versiones. de todas formas estamos acostumbradas a tipificar la violencia masculina pero si te digo la verdad a mi cuando mi marido se iba los findes con excusa de trabajo (iba con su amante) cuando volvía el domingo me daban ganas de tirarle con la plancha, en vez de eso, muchas veces impotente y desesperada, huyendo como si al huir no te llevaras los problemas, cogía el coche y me dedicaba a hacer km sin rumbo hasta la madrugada, a veces tb me iba sola a una casa de campo y bebía, eso si, despues de dejar a mis niñas comidas y a buen cuidado. no se que pasará por la cabeza de esta mujer, pero debería tener el conocimieno de hablar con su marido, para exponer sus razones, para separarse para lo que determine. por su puesto nunca delante de los niños. el finde antes de sacarle las maletas de casa,cansada de sus escapadas, un viernes a las doce de la noche, hice mi maleta y me fuì, le dije:"ahora vas a saber tu lo que yo siento cuando tu te vas".el pensó que había quedado con alguno de internet, pero me fui sola y volví sola el lunes por la mañana".aquella noche me hizo el amor (pidiendome permiso), con una ternura y una desesperación tota, como nunca...ambos sentìamos que era la última vez, la despedida.
cada caso es un mundo, pero sin dialogo no se llega a ningún sitio.
pienso que esta mujer está ejerciendo una medida de fuerza, por algún motivo que le da su exposo, o simplemente huyendo de su tedio en el matrimoio.

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 12:35

Al margen?
Hay varias cosas que, fíjate tú, no me descolocan de tu escrito, y no porque sean típicas de mujeres, no, no somos todos tan iguales como algunas pretendéis en vuestras generalizaciones, sino porque son típicas de ALGUNAS mujeres de tu estado que conozco bien..... "Pienso que las mujeres damos muchos avisos..." ¿qué sabes tú de de mi mujer concretamente para decir semejante cosa? para presuponer si levanta el brazo o no, si me ha sacado tarjeta amarilla o no, si pide algo o no. ¿Haces piña con ella por tener organo sexual parecido?

Otra, "Yo no dejaba a mi hijo lloranto", claro. Pero si lloraba cuando tú no estabas tampoco le oías, verdad? O lo dejabas en stand by? O te piensas que todas las madres por ser madres ya está, claro, va a ser eso, ese ridículo pensamiento feminista que se cae por su peso. Sabes quienes son las maltratadoras más numerosas de los hijos? son sus madres, estadísticas sobre denuncias, abre los ojos un poquito y quítate ese sexismo del entendimiento.

"Deduzco que quieres controlar", menuda deducción, tu pareja se va fuera y tú te quedas tan fresco. No un día, no de vez en cuando, casi casi a diario. Eso sin contar que sale a las nueve de la mañana y llega a las nueve de la noche entre semana. Todo muy normal, la mujer liberada, no soy su padre. Claro.

Ha tenido libertad, miento, ni tan siquiera la ha tenido, ha hecho siempre lo que ha querido. Pero, sabes qué? porque lo que hacía estaba bien. Manejaba el dinero, organizaba, salía, dejaba de salir, compraba...Nunca le dije nada, era todo común. Y por supuesto que alguna vez yo también he salido, aunque la última vez ni me acuerdo ya, quizás en Navidad.

Te equivocas en eso de que tiene la misma libertad que yo para irse con sus amigas cuando le venga en gana. Eso no es una pareja, ella no la tiene como yo tampoco, aunque es bueno que de vez en cuando se haga, es necesario. Te recuerdo que tenemos niños y, lo más importante, teníamos otra cosa entre los dos.

No me extraña que pensando como lo haces estes separada. Quizás esa frase del monigote sonriente sea la que mejor te cuadra. Desde luego podrías pasar por cualquiera de sus amigas, en el fondo muy amargadas, por cierto. Ellas, quiero decir.



Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 13:54
En respuesta a

Lucía comprendo lo que dices
habría que ver las dos versiones. de todas formas estamos acostumbradas a tipificar la violencia masculina pero si te digo la verdad a mi cuando mi marido se iba los findes con excusa de trabajo (iba con su amante) cuando volvía el domingo me daban ganas de tirarle con la plancha, en vez de eso, muchas veces impotente y desesperada, huyendo como si al huir no te llevaras los problemas, cogía el coche y me dedicaba a hacer km sin rumbo hasta la madrugada, a veces tb me iba sola a una casa de campo y bebía, eso si, despues de dejar a mis niñas comidas y a buen cuidado. no se que pasará por la cabeza de esta mujer, pero debería tener el conocimieno de hablar con su marido, para exponer sus razones, para separarse para lo que determine. por su puesto nunca delante de los niños. el finde antes de sacarle las maletas de casa,cansada de sus escapadas, un viernes a las doce de la noche, hice mi maleta y me fuì, le dije:"ahora vas a saber tu lo que yo siento cuando tu te vas".el pensó que había quedado con alguno de internet, pero me fui sola y volví sola el lunes por la mañana".aquella noche me hizo el amor (pidiendome permiso), con una ternura y una desesperación tota, como nunca...ambos sentìamos que era la última vez, la despedida.
cada caso es un mundo, pero sin dialogo no se llega a ningún sitio.
pienso que esta mujer está ejerciendo una medida de fuerza, por algún motivo que le da su exposo, o simplemente huyendo de su tedio en el matrimoio.

Su versión
No la puedo saber, pero la intuyo. Ha dejado de quererme. No sé si se necesita un motivo o un aviso para eso. Yo siempre la he adorado, aunque he cometido errores, algunos. Ella, y luego los niños, son toda mi vida, todo. Tengo un buen trabajo pero desde hace unos años, coincide con esto, no gano tanto. He perdido posición en la empresa e incluso la ilusión por trabajar. No tengo ilusión por nada.

¿Separarme? Sí, se ve todo fácil. Tenemos una hipoteca, un casa preciosa, mi ilusión de muchos años, ahora un poco abandonada. Supongo que cualquier juez le daría la custodia a ella, (no está penado salir con las amigas, ni viajar, ni divertirse, tan siquiera ponerte los cuernos si es que lo está haciendo. Claro que lo he pensado. No puedo evitar odiar a sus amigas, que no piensan el mal que nos hacen a todos, y a ella incluida. Quizás ella lo quiera así.) y yo me tendría que marchar. Darle la pensión de los niños, pagarle la parte proporcional de la hipoteca (ella gana menos que yo y no podría mantenerla). O vender la casa, y aún así veríamos. No me gusta la idea de sacarles de aquí. Luego depender de cuando me dejara ver a los niños, a mi pequeña. Un fin de semana cada ni se sabe. No poder acostarlos todos los días, no contarles su cuento, no besarlos por la mañana. Sinceramente, creo que no podría soportarlo, me moríría sin verlos o me volvería más loco de lo que ya estoy.

Y luego vivir solo, buscar algo por ahí. No soporto la soledad. Está todo tan económico que no tendré ningún problema. Lejos, claro. Cerca sería peor, más si veo entrar a alguien en mi casa, con mis hijos, con mis cosas.

Tirar por tierra tantos años, tanta lucha y tanto amor.

No sé qué le está pasando, yo de ella he soportado mucho, sus depresiones, sus malos negocios que tanto dinero me han costado, tantos años. No sé qué puedo hacer.

Quizás este no sea el foro, es verdad, solo me desahogo, puede que ni eso. No hay foros masculinos (sólo sexo) o no los he encontrado. Y separado aún no estoy, así que a la asociación es algo precipitado apuntarse.

Si supieraís lo que pienso ahora. Qué más da, voy a decirlo. Tengo un cuchillo de monte, soy cazador, en paro de hace mucho, pero lo tengo. A veces, cuando más me desespero me viene a la cabeza su imagen, la odio tanto en esos momentos. No creo que pueda hacerle daño nunca a nadie, no tanto como lo que ella me está haciendo a mí. No tanto como muchos y muchas le hacen a sus parejas. Supongo que siempre hay una parte débil que no es tan fácil de distinguir.

Sí, cuando he pensado eso de apuntarme a la asociación de separados se me ha pasado por la mente" y por qué no a la cárcel? "
Sé que me arrepentería, claro, y los pequeños, qué futuro les esperaría. Ni suicidarme puedo.

Qué injusto me parece todo.


Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 14:38
En respuesta a

Su versión
No la puedo saber, pero la intuyo. Ha dejado de quererme. No sé si se necesita un motivo o un aviso para eso. Yo siempre la he adorado, aunque he cometido errores, algunos. Ella, y luego los niños, son toda mi vida, todo. Tengo un buen trabajo pero desde hace unos años, coincide con esto, no gano tanto. He perdido posición en la empresa e incluso la ilusión por trabajar. No tengo ilusión por nada.

¿Separarme? Sí, se ve todo fácil. Tenemos una hipoteca, un casa preciosa, mi ilusión de muchos años, ahora un poco abandonada. Supongo que cualquier juez le daría la custodia a ella, (no está penado salir con las amigas, ni viajar, ni divertirse, tan siquiera ponerte los cuernos si es que lo está haciendo. Claro que lo he pensado. No puedo evitar odiar a sus amigas, que no piensan el mal que nos hacen a todos, y a ella incluida. Quizás ella lo quiera así.) y yo me tendría que marchar. Darle la pensión de los niños, pagarle la parte proporcional de la hipoteca (ella gana menos que yo y no podría mantenerla). O vender la casa, y aún así veríamos. No me gusta la idea de sacarles de aquí. Luego depender de cuando me dejara ver a los niños, a mi pequeña. Un fin de semana cada ni se sabe. No poder acostarlos todos los días, no contarles su cuento, no besarlos por la mañana. Sinceramente, creo que no podría soportarlo, me moríría sin verlos o me volvería más loco de lo que ya estoy.

Y luego vivir solo, buscar algo por ahí. No soporto la soledad. Está todo tan económico que no tendré ningún problema. Lejos, claro. Cerca sería peor, más si veo entrar a alguien en mi casa, con mis hijos, con mis cosas.

Tirar por tierra tantos años, tanta lucha y tanto amor.

No sé qué le está pasando, yo de ella he soportado mucho, sus depresiones, sus malos negocios que tanto dinero me han costado, tantos años. No sé qué puedo hacer.

Quizás este no sea el foro, es verdad, solo me desahogo, puede que ni eso. No hay foros masculinos (sólo sexo) o no los he encontrado. Y separado aún no estoy, así que a la asociación es algo precipitado apuntarse.

Si supieraís lo que pienso ahora. Qué más da, voy a decirlo. Tengo un cuchillo de monte, soy cazador, en paro de hace mucho, pero lo tengo. A veces, cuando más me desespero me viene a la cabeza su imagen, la odio tanto en esos momentos. No creo que pueda hacerle daño nunca a nadie, no tanto como lo que ella me está haciendo a mí. No tanto como muchos y muchas le hacen a sus parejas. Supongo que siempre hay una parte débil que no es tan fácil de distinguir.

Sí, cuando he pensado eso de apuntarme a la asociación de separados se me ha pasado por la mente" y por qué no a la cárcel? "
Sé que me arrepentería, claro, y los pequeños, qué futuro les esperaría. Ni suicidarme puedo.

Qué injusto me parece todo.


Esa no es la solucion
La solución no es la violencia ni contra ella ni contra ti. Busca ayuda psicologia por el bien de tus hijos.

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 14:53
En respuesta a

Esa no es la solucion
La solución no es la violencia ni contra ella ni contra ti. Busca ayuda psicologia por el bien de tus hijos.

Siempre la has adorado...dices
pero no basta con eso. mira, lo único con sentido que he oido a mi ex despues de separados y que se lo dijo a una amiga comùn es:"la he querido con locura, pero no he sabido quererla". eso os pasa a muchos hombres, que de tanto querer, dominais, asfixiais y no dejais salir a la mejor mujer que todas llevamos dentro. con un poco de suerte algunas al separarnos recuperamos a esa mujer, otras , las menos, la pierden para siempre. otra cosa, has aguantado sus depresiones, dices, yo tb tuve muchas durante mi matrimonio, y él ahora ha hecho creer a su nueva mujer que estoy mal de la cabeza, pero curioso, desde que me separé hace cuatro años, con más problemas económicos que nunca, viendo mucho sufrir a mis hijos, criando sola a cuatro niños con lo que eso supone, no he vuelto a tener una depre. ¿da que pensar no?

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 14:57
En respuesta a

Siempre la has adorado...dices
pero no basta con eso. mira, lo único con sentido que he oido a mi ex despues de separados y que se lo dijo a una amiga comùn es:"la he querido con locura, pero no he sabido quererla". eso os pasa a muchos hombres, que de tanto querer, dominais, asfixiais y no dejais salir a la mejor mujer que todas llevamos dentro. con un poco de suerte algunas al separarnos recuperamos a esa mujer, otras , las menos, la pierden para siempre. otra cosa, has aguantado sus depresiones, dices, yo tb tuve muchas durante mi matrimonio, y él ahora ha hecho creer a su nueva mujer que estoy mal de la cabeza, pero curioso, desde que me separé hace cuatro años, con más problemas económicos que nunca, viendo mucho sufrir a mis hijos, criando sola a cuatro niños con lo que eso supone, no he vuelto a tener una depre. ¿da que pensar no?

Dale la pagina del foro
y que hable con nosotras. igual le gusta ver lo que tu pones y podeis aclarar algo con estas humildes intermediarias por medio.tb te gustarìa a ti ver sus razones.si no podeis hablar esto os podrìa ayudar, un poco loca la idea, un poco alternativa, un mucho improbable, pero piensalo.

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 18:02

Paciencia
y dialogo, mucho dialogo, pero para esto tambien depende que los dos quieran hablar, a veces es uno solo y la cosa asi no funciona tampoco, porque es hablar con la pared. A mi me sucedio lo mismo, aunque al reves, el salia.
Yo queria que compartamos los momentos, o los dos juntos o con los chicos, pero el no, prefirio a sus amistades.
Asi, todo tiene un limite, se busca el dialogo, la comprension pero llega un momento que cuando llega a afectar tu salud y el bienestar con tus hijos hay que ponerle un freno. El freno se lo puse yo, porque para ellos es facil ¿que mas quieren? uno de los padres atiende el/los niños, y ellos salen tranquilos, mientras uno a veces hasta se preocupa si les pasa algo!!. No, eso ya no, es un desgaste tremendo. Lo que si te aconsejaria, es que no des lugar a pensamientos violentos, cuando veas que los tienes, respira profundo y piensa en tus hijos, ellos no tienen la culpa de nada, no pidieron venir, se merecen lo mejor, por eso a veces hay que tomar decisiones fuertes pero inevitables. Pon en la balanza todo, tener una casa, un bienestar juntos, pero una mala relacion, vale tanto mas que la felicidad tuya y la de tus hijos? la tranquilidad de andar sin miedo a que si te engaña o no? Piensa bien, con cordura y logica, no tratandote de engañarte tu mismo, vales tanto como ella. Te deseo lo mejor y que se solucione todo.

Me gusta

25 de marzo de 2006 a las 18:42

Me haceis mucha gracia con eso de "dar un toque"
Cuando nosotros decimos eso de "dar toques de atención" es que somos unos cerdos y unos cobardes porque no nos atrevemos a hablar claro. Si hablamos claro no tenemos piedad ni sentimientos. Es de locos... (Perdón por generalizar porque al final todo lo hacemos hombres y mujeres, pero es que socialmente se este tipo de cosas se juzgan de diferente forma)

Bueno, hablando del problema en concreto, yo personalmente sospecharía porque hay "otra persona". Lo digo por mi experiencia. Cuando una persona pierde contacto con la realidad más cruda (sobre todo por vuestros hijos) es que un sentimiento muy fuerte está instalado en su cabeza. Y yo apostaría a que se ha enamorado de otra persona. Ojalá me equivoque. Ojalá no.

Suerte y ánimo!

Me gusta

29 de marzo de 2006 a las 19:55

Hola,
Bueno pienso que en una relación el respeto es lo mas importante, cuando se pierde no hay mucho que hacer, no vale la pena mantenerse al lado de alguien que no te escuche, es mejor caer de una vez antes que vivir en un infierno esperando a que la otra persona cambie, no va a cambiar por decisión de otra persona, o porque otra persona le ama, debemos pensar en nuestros hijos, no podemos mantener atado a nadie, es mejor no temer a emprender una nueva vida.
Seamos valientes aceptemos la realidad cuando alguien no nos quiere a su lado....
por que insistir, mientras mas amamos a alguien que no nos quiere peor trato vamos a tener y nuestra estima al piso...

Seamos valientes, se que hay hombres tambien que sufren como nosotras por que no creerles, no es justo, hay hombres desgraciados pero mujeres tambien que les encanta humillar a los hombres...

Me gusta

30 de marzo de 2006 a las 5:40

Opinion profesional
Seria importante que nos cuentes que clase de crisis personal tuvo tu esposa,cuales fueron los motivos y si tuvo contencion profesional, fue o va aun al psicologo??
Ahora, Uds como pareja estan pasando otra crisis, no encuentran un espacio de dialogo, de comprensión,y ambos tienen una responsabilidad, vuestros hijos..
Es por ellos que debes actuar con sentido comun y dar lo mejor de ti, estas angustiado, deprimido y deberias buscar ayuda con un psicologo urgente, y lo digo como profesional que soy,te noto como un volcan, que en cualquier momento va a explotar,no hay que llegar a esos extremos,por favor, reacciona hombre,habla con algun amigo, no te encierres,busca ayuda ya !!!!! que tus hijos sean una buena motivacion para salir adelante...
Mucha suerte !!!!
Mirta

Me gusta

30 de marzo de 2006 a las 5:45

Hola
He leido tu caso y me parece que no estas solo.

Te recomiendo que entres a www.minovia.es

Fuerza!!!

J

Me gusta

1 de abril de 2006 a las 20:28

Niños y madres
Lo del dinero es otra cuestión. Yo ahora voy a hablar sólo del salir (si no supusiese gastos, o no excesivos o inoportunos).

Dices que los niños no quieren que salga y que lloran al verla salir. Yo no sé qué edad tienen, pero me pregunto si realmente es necesario que ella (o tú) esté casi siempre en casa para que ellos lleguen a ser personas adultas equilibradas, maduras y felices, si realmente sería mejor para su educación que su madre renuciase a salir al verlos llorar, si realmente es sano para ellos que se sientan tan fatal porque su madre sale. Si me lo permites, te contaré una anécdota:

Una vez estaba con una amiga a las dos de la mañana en una terraza de verano, con su bebé en el carrito, durmiendo, y le pregunté si no sería mejor llevarlo a casa, porque, aunque hacía una noche deliciosa y el bebé dormía profundamente, había mucho ruido en la terraza, con toda esa gente hablando alto y riendo grandes voces.

Me contestó que el niño estaba durmiendo muy feliz, que en la calle se estaba mejor que en la casa (vivían en un piso interior, y era un verano calurosísimo)y que esa gente hacía ruido porque se sentía feliz, y ella era feliz tambièn, y que los niños necesitan aprender todo de sus madres, sobre todo lo más importante en la vida, que es a ser feliz. Me dijo que si caía en la tentación de renunciar a su propia vida acabaría siendo un mal ejemplo para su hijo: una madre frustrada como tantas, a las que sus hijos nunca han visto reir a carcajadas y de las que no han podido aprender la a vivir con alegría. Esas madres que indefectiblemente tratan de disimular su aburrimiento y su amargura, pero los niños lo notan todo. Inviariablemente, esas madres que renuciaron a la vida propia durante 15 años, acaban echando en cara a los adolescentes que por su culpa renuciaron a su juventud, y exigiedo que renuncien ellos a la suya como pago.

Al oir esto, recordé a mi madre. Siempre la ví amargada y aburrida. Nunca vi un átomo de alegría ni de diversión en casa. La factura que nos ha pasado por "tener que" renunciar a su juventud ha sido tan alta que nadie podría pagársela. Pero lo peor no es eso, lo peor es que es verdad que su obsesión por "las obligaciones" y por "lo que está bien" y por ver la vida como únicamente un cúmulo de renuncias y sacrificios, de rígidos horarios, sin espontaneidad, unida a su falta de alegría de vivir y de ilusión por la vida fue un pésimo ejemplo.

Y tuve que dar totalmenta la razón a mi amiga.

Me gusta

1 de abril de 2006 a las 20:47
En respuesta a

Dale la pagina del foro
y que hable con nosotras. igual le gusta ver lo que tu pones y podeis aclarar algo con estas humildes intermediarias por medio.tb te gustarìa a ti ver sus razones.si no podeis hablar esto os podrìa ayudar, un poco loca la idea, un poco alternativa, un mucho improbable, pero piensalo.

No sería mala idea, pero creo que él no estaría por la labor
Yo creo que obviamente sabemos demasiados pocos detalles como para opinar. Puede que ella sea de verdad una harpía. Pero él ha amenazado varias veces con recurrir al maltrato físico, y siendo así es totalmente normal que pensemos lo peor de él. Tal vez tengas razón, pero comprende que sólo por decir esas barbaridades la pierdes. Porque a un hombre legal y sano jamás se le podría siquera pasar por la cabeza semejante monstruosidad. Yo voy a salir de aquí, porque el siguiente paso si te llevamos mucho la contraria es que empieces a amenazarnos a nosotras. No: un hombre de verdad jamás justifica la violencia física como castigo a una mujer por salir con sus amigas. No sé què hacemos hablando contigo en vez de alertar a la policià.

Me gusta

1 de abril de 2006 a las 20:58
En respuesta a

Hablar,hablar y hablar...
es el primer recurso y yo creo que el único. por su puesto ni presión ni mucho menos violencia. yo creo dos cosas, o tiene un amante o está simplemente huyendo hacia adelante, olvidando sus carencias y sus problemas en la calle, por eso debes sentarte con ella, pero no precipitadamente y en cualquier momento, debes plantearselo, que necesitas hablar con ella muy seriamente y tomar una determinación. puedes proponerle que os vayais un fin de semana juntos a ver a que conclusión llegais, o simplemente dejar los niños con alguien y sentaros a hablarlo. de esto debería salir una solución. que ella explique pq lo hace y si está dispuesta ha dejar de salir compulsivamente. si te da una respuesta tajante y clara tu tomas tu decisión y le comunicas a ella lo que vas a hacer. no es cuestion de amenazarla, tienes tu mismo que pensar antes que vas ha hacer según la respuesta de ella, para saber como se va a desarrollar la conversación. en fin, no es facil lo que planteas, pero tienes que echarle pecho y solucionaralo...hablar, hablar y hablar, pero serenamente, sin reprochar y haz un esfuerzo muy grande para no cabrearte, solo conseguiras que ella se ponga a la defensiva y no saqueis nada en claro.
eso si, dile que la quieres, que te hace sufrir, y que te diga que espera de ti que no le estes dando.
suerte.

Eso del amante es una tontería
Prácticamente nunca se trata de eso. Se diría que no conocéis cómo funcionan sexualmente la mayoría de las mujeres. No solemos ir a buscar un pincho de ensaladilla rusa rancia con salmonella cuando hay jamón ibérico en la despensa. No, no solemos buscar un amante si el marido es atento y complaciente en la cama. Aunque sólo sea porque los tipos que nos vamos a encontrar de ligoteo una noche nos conocen y quieren demasiado poco como para darnos tanto placer como el marido. Sí, una a lo mejor trata de echar una cana al aire, pero al ver como está el mercado, lo cutres que son, se le pasan a una las ganas y vuelve a su marido más apasionada que nunca.

Además, cuando los hombres tienen un amante, malgastan con ella su potencia sexual y no les queda nada o casi nada para la mujer. Pero a las mujeres les pasa al revés: si encuentran -cosa rara- un buen amante, su libido reverdece y hasta con el marido se muestran más ardientes. El buen sexo no agota la libido de la mujer, sino que la potencia más y más.

Me gusta

ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook