Foro / Psicología

Turbación nerviosa asexual o "éxtasis somnoliento" cuando alguien te habla.

Última respuesta: 6 de febrero de 2016 a las 1:08
25/9/10 a las 13:14

Me gustaría saber si alguien ha sentido alguna vez esta sensación.

Se trata de una especie de turbación o relajación psíquica y física absoluta, increíblemente placentera (nada parecido a un orgasmo y, de hecho, de naturaleza asexual), que me invade a veces, al "azar", cuando alguien se dirige a mí, a veces cuando se acerca o, incluso, al hablarme de lejos...

Es como una estado de éxtasis nervioso somnoliento del que, no sé si puedo, pero no quiero salir de ninguna manera... y cuyo "ataque" inicial dura menos de 1 minuto, y que (una vez terminada la situación) permanece desvaneciendo su intensidad lentamente hasta desaparecer (diría que como en 5 ó 10 minutos).

La cuestión es que me gustaría poder dominarlo (para poder experimentarlo de nuevo), porque la última vez que pude sentirlo fue hace 9 ó 10 años en una clase de inglés, cuando el profesor se dirigió a mí.

Me ocurrió durante toda mi vida hasta los 22 años o así, con muy poca frecuencia (quizá un par de veces al año).

Añado que soy completamente heterosexual, y que la sensación es asexual, porque me puede ocurrir con cualquier persona, aunque siempre cuando se dirige a mí para explicarme algo, con corrección y serenidad, pero desde un papel de "superioridad". Por ejemplo con profesores, profesoras, compañeros en clase o alguien que me explicaba como se llegaba a alguna dirección, etc.

¿Por qué hace tanto tiempo que no me ocurre?

Ver también

26/9/10 a las 9:41

¿a nadie le ha pasado?
¿De verdad nadie sabe de lo que hablo? Es como una "flojera" que recorre el sistema nervioso...

Me gusta

27/9/10 a las 1:49

De lo mejor que hay
Me acabo de crear la cuenta solo para contestarte este post :P. llevo tiempo ya leyendo sobre historias de sexualidad y psicología, pero no me decidía a escribir nada.

Al leer el título de tu post ya he sabido a qué te referías, i la descripción que haces del tema creo que no puede ser más acurada. A mí me pasa exactamente lo mismo.. la última vez que recuerdo claramente fue en el gimnasio con un monitor (chico), que me explicaba cómo optimizar mis abdominales.. de eso hace ya un par de años. Desde entonces me ha pasado otras veces, diría que por teléfono, y en alguna clase de la universidad o del curso de idiomas...

Es una de las sensaciones más placenteras que hay y cuando te encuentras ahí no quieres que acabe nunca.. A la vez, estás un poco preocupado por si el otro se da cuenta de cuánto estás disfrutando su explicación.. cómo mínimo eso me pasa a mí!

Yo creo haberlo comentando con algún colega y me dijeron que no sabían de qué les hablaba.. puede que los momentazos estos estén reservados solo para unos pocos que empatizamos de una determinada manera.

Ale, see yoU! ksks

Me gusta

27/9/10 a las 22:10
En respuesta a

De lo mejor que hay
Me acabo de crear la cuenta solo para contestarte este post :P. llevo tiempo ya leyendo sobre historias de sexualidad y psicología, pero no me decidía a escribir nada.

Al leer el título de tu post ya he sabido a qué te referías, i la descripción que haces del tema creo que no puede ser más acurada. A mí me pasa exactamente lo mismo.. la última vez que recuerdo claramente fue en el gimnasio con un monitor (chico), que me explicaba cómo optimizar mis abdominales.. de eso hace ya un par de años. Desde entonces me ha pasado otras veces, diría que por teléfono, y en alguna clase de la universidad o del curso de idiomas...

Es una de las sensaciones más placenteras que hay y cuando te encuentras ahí no quieres que acabe nunca.. A la vez, estás un poco preocupado por si el otro se da cuenta de cuánto estás disfrutando su explicación.. cómo mínimo eso me pasa a mí!

Yo creo haberlo comentando con algún colega y me dijeron que no sabían de qué les hablaba.. puede que los momentazos estos estén reservados solo para unos pocos que empatizamos de una determinada manera.

Ale, see yoU! ksks

Pensaba que habría más gente...
La verdad es que yo no lo he comentado con nadie nunca y, tras tantos años, se me ha ocurrido buscar en la web, pensando que me iba a encontrar rápidamente con algo, incluso algún "palabro" científico que lo definiera como algo relativamente extendido y conocido, pero tras bastante tiempo buscando, no he visto absolutamente nada, por eso lo he escrito aquí.

Efectivamente, es una sensación increíblemente placentera porque dejas de sentir cualquier molestia física que puedas tener para entrar en un estado de... "plenitud nerviosa" espectacular, aunque recuerdo que alguna vez llegué medio a asustarme por pensar que podía perder el conocimiento o marearme...

Lo que me sorprende es que no haya más gente que lo haya sentido...

Repito que no es como un orgasmo ni de naturaleza sexual..., ni podría decir si hay algún condicionante previo..., como falta de sueño, estado de estrés o algo..., la verdad es que no recuerdo...

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

17/10/10 a las :58
En respuesta a

¿a nadie le ha pasado?
¿De verdad nadie sabe de lo que hablo? Es como una "flojera" que recorre el sistema nervioso...

Siiiiiiiiiiiiiiiiiii
A mí también me pasa.
Nunca lo he comentado con nadie, no sé como explicarlo, es exactamente como tú dices.
No tiene nada que ver con nada, me puede pasar con cualquier tipo de persona del sexo que sea, joven o viejo.
Cada vez me pasa menos pero casualmente esta semana lo experimenté.

Me gusta

17/10/10 a las 16:18

Algo parecido
No sé si es lo mismo, a mí me pasaba que me ponía muy nervioso a la hora de intervenir con gente que consideraba superior a mí, como profesores a quienes admiraba y respetaba mucho. Entonces no me salían las palabras y me empezaba a sentir muy mal y en ridículo, lleno de vergüenza. Entonces era como si mi mente se desconectara, continuaba la conversación como un robot diciendo cosas sin sentido que no pensaba, con una prosodia robótica me refiero, realmente extravagante. Pero me sentía como anestesiado, yo era consciente de que me notaban siendo totalemente absurdo. Luego esto me hacía tener arrepentimiento. Pero mientras aquello pasaba, no me sentía mal, tampoco te diré que era como un orgasmo, más bien como una anestesia cerebral. Ya te digo, no parece ser lo mismo. Yo siempre creí que era que mi cerebro se daba por vencido ante tanta presión y estrés y activaba este mecanismo de defensa. Sé que era ridículo, porque me cortaban, me quitaban la palabra y se le daban a otro, sin intentar descifrarme, cuando paraba, despertaba poco a poco.

Me gusta

6/2/16 a las 1:08

Me ha ocurrido
Buscando, buscando, me he encontrado con este post antiguo y resulta que describe justo lo que yo he experimentado muchas veces, más de niño que ahora, aunque a veces me ocurre.

Es como un ataque repentino inesperado de flojera física y mental cuando alguien se dirige a ti. Te pilla completamente por sorpresa y es muy placentero. Como si alguna frecuencia de su voz o algo desencadenara una reacción con algo en tu interior y te hace caer es ese estado.

Cuando esa persona marcha o se aleja, la relajación va desapareciendo lentamente.

Es algo que siempre me ha dejado perplejo por no saber definirlo ni si le ocurre a más gente. Pero es cierto que no sientes ningún deseo sexual, sino sólo un embobamiento pasajero.

Me gusta

Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir