Foro / Psicología

Mi pareja no ayuda a que yo cambie

Última respuesta: 24 de agosto de 2019 a las 13:26
I
ifreh
23/8/19 a las 9:24

Hola, llevo tres años con mi pareja. Nos compenetramos muy bien, me cuida mucho y todo lo hace por mi. El problema, es que me exige que cambie actitudes. Soy una persona muy olvidadiza, hablo sin pensar las cosas, y he estado muy arropada por mi familia y eso ha hecho de mi, de que cuando hay un problema, espero que alguien lo solucione. Ha habido muchas peleas por esto, y mi reacción es no saber que decir, al reconocer y avergonzarme de que esta mal mi actitud, quedarme callada y llorar, como si regalas a un niño. Le pongo ganas en cambiar y cuando veo logros, me siento bien conmigo misma, pero al mínimo fallo él lo recrimina y vuelve la pelea y días sin hablarnos. Esta última, por fin me decidí a no soltar 1 lagrima, ni sentirme culpable y decirle que aunque no lo vea, estoy haciendo muchos cambios, pero que si recaigo en 1 fallo y en vez de decírmelo normal, y no laterado, me hace volver al principio. Pero nada, no me habla. Las ganas las sigo teniendo, pero estoy cansada de que tenga que vivir con miedo a equivocarme. Me da pena porque lo quiero muchísimo y él hace todo por mí.
Es u a persona que ha sufrido mucho en la vida y solo me tiene a mi. No se si eso tendrá que ver con sus reacciones. Eso no quita, todas las malas actitudes que yo tengo de convivencia, las cuales quiero cambiar más que nada por mi misma

Ver también

E
esposaymadre
23/8/19 a las 17:35
En respuesta a ifreh

Hola, llevo tres años con mi pareja. Nos compenetramos muy bien, me cuida mucho y todo lo hace por mi. El problema, es que me exige que cambie actitudes. Soy una persona muy olvidadiza, hablo sin pensar las cosas, y he estado muy arropada por mi familia y eso ha hecho de mi, de que cuando hay un problema, espero que alguien lo solucione. Ha habido muchas peleas por esto, y mi reacción es no saber que decir, al reconocer y avergonzarme de que esta mal mi actitud, quedarme callada y llorar, como si regalas a un niño. Le pongo ganas en cambiar y cuando veo logros, me siento bien conmigo misma, pero al mínimo fallo él lo recrimina y vuelve la pelea y días sin hablarnos. Esta última, por fin me decidí a no soltar 1 lagrima, ni sentirme culpable y decirle que aunque no lo vea, estoy haciendo muchos cambios, pero que si recaigo en 1 fallo y en vez de decírmelo normal, y no laterado, me hace volver al principio. Pero nada, no me habla. Las ganas las sigo teniendo, pero estoy cansada de que tenga que vivir con miedo a equivocarme. Me da pena porque lo quiero muchísimo y él hace todo por mí.
Es u a persona que ha sufrido mucho en la vida y solo me tiene a mi. No se si eso tendrá que ver con sus reacciones. Eso no quita, todas las malas actitudes que yo tengo de convivencia, las cuales quiero cambiar más que nada por mi misma

Menuda triste historia de codependencia, mi querida niña. No hay ni rastro de amor ahí y ambos vais a terminar muy mal.

Me gusta

A
alterego43
24/8/19 a las 7:05

Una de tantas ironías de la vida es que para cometer menos errores hace falta cometerlos, podemos aspirar a no cometer dos veces (o pocas) el mismo error. Es decir a aprender de ellos y pareces estar en buena disposición de hacerlo.

Creo que el camino puede empezar por establecer las reglas del diálogo, como tomarse el tiempo necesario, tratar un solo tema a la vez, mantener la calma o pedir una pausa antes de perderla, hacer acuerdos, respetar esos acuerdos... Algún libro, un taller, terapia de pareja pueden ayudar. De hecho lo primero será establecer esas reglas.

En lo personal tú necesitas perder el miedo a equivocarte y para eso es necesario que haya formas pragmáticas y objetivas de resolver esas equivocaciones. Vas por buen camino haciendo cambios los noten o no, desde luego que la retroalimentación sería conveniente. Aparte de los conocimientos necesarios para no equivocarte hace falta tener confianza para intentar aunque falles. Luego confianza en tus decisiones. Como lo explicas eso viene de que te solucionaban las cosas y qué bueno que te estorbe porque es señal de que debes crecer. 

La comunicación, es necesaria en toda relación y es un proceso que no termina. Desarrollar tus capacidades y confianza lo debes hacer por ti sin importar con quién estés. 

En resumen lo importante no es no equivocarse, lo importante es saber resolverlo y aprender. 

El otro asunto es que él no tiene porque cobrarte o escudarse en su sufrimiento anterior ni tú excusarlo ni ser la princesa que lo rescate. 

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

I
ifreh
24/8/19 a las 13:26
En respuesta a alterego43

Una de tantas ironías de la vida es que para cometer menos errores hace falta cometerlos, podemos aspirar a no cometer dos veces (o pocas) el mismo error. Es decir a aprender de ellos y pareces estar en buena disposición de hacerlo.

Creo que el camino puede empezar por establecer las reglas del diálogo, como tomarse el tiempo necesario, tratar un solo tema a la vez, mantener la calma o pedir una pausa antes de perderla, hacer acuerdos, respetar esos acuerdos... Algún libro, un taller, terapia de pareja pueden ayudar. De hecho lo primero será establecer esas reglas.

En lo personal tú necesitas perder el miedo a equivocarte y para eso es necesario que haya formas pragmáticas y objetivas de resolver esas equivocaciones. Vas por buen camino haciendo cambios los noten o no, desde luego que la retroalimentación sería conveniente. Aparte de los conocimientos necesarios para no equivocarte hace falta tener confianza para intentar aunque falles. Luego confianza en tus decisiones. Como lo explicas eso viene de que te solucionaban las cosas y qué bueno que te estorbe porque es señal de que debes crecer. 

La comunicación, es necesaria en toda relación y es un proceso que no termina. Desarrollar tus capacidades y confianza lo debes hacer por ti sin importar con quién estés. 

En resumen lo importante no es no equivocarse, lo importante es saber resolverlo y aprender. 

El otro asunto es que él no tiene porque cobrarte o escudarse en su sufrimiento anterior ni tú excusarlo ni ser la princesa que lo rescate. 

Justo anoche hicimos todo lo que me has dicho, estuvimos horas hablando y puliendo todo, sacando sentimientos que ni siquiera sabíamos el uno del otro. Y eso me ha dado más fuerzas aún para perder ese miedo a equivocarme y a prestarme más atención a mi misma. 
El mismo me anima a que haga algún taller que me guste, y así no estar las 24h pendiente de él. Sin darme cuenta, me había convertido en la princesa que lo rescata, como bien dices.
Espero que de resultado.
Gracias por el consejo

Me gusta

ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook